Camioneros mantiene tomada la planta de combustibles de YPF

El Sindicato de Camioneros Chubut mantiene la toma en la playa de tanques de Kilómetro 3 y bloqueos en accesos a yacimientos por los despidos en la empresa Mehsa y la deuda de salarios en Transporte Melian. El gremio espera aun que el Ministerio de Trabajo informe una conciliación obligatoria que habría dictado ayer por la tarde. "Si somos notificados la acataremos, pero esto no se termina, esto es el comienzo", advirtió Taboada.

Desde ayer viernes el Sindicato de Camioneros mantiene tomada la planta de combustibles de YPF, en Kilómetro 3, el gremio aún aguarda una notificación del Ministerio de Trabajo de la Nación que durante la tarde habría dictado la conciliación obligatoria por el conflicto.

Al momento los camiones permanecen apostados en el ingreso a la despachadora de combustibles de la operadora. Mientras tanto, se espera que la conciliación fuera informada a la Federación de Camioneros para que fuera respetada por el gremio.

Jorge Taboada, secretario general del sindicato en Chubut y diputado nacional, había advertido al respecto: “si somos notificados la acataremos, pero esto no se termina, esto es el comienzo".

El conflicto con YPF comenzó hace varios días, luego que se produjeran despidos en la empresa Mehsa y por la deuda de los salarios a los trabajadores de Transporte Melian, dos contratistas de la compañía controlada por el Gobierno nacional.

Sin embargo, el conflicto se agravó el miércoles, luego que la petrolera faltara a una audiencia de conciliación que había pautado el Ministerio de Trabajo para esa tarde.

El fracaso de esa reunión motivó la realización de un plenario que habilitó el jueves a Taboada a tomar las medidas de fuerzas pertinentes. Así ayer a la mañana, Camioneros paralizó la actividad en los yacimientos de YPF y tomó la planta de combustibles, luego de una movilización hacia la despachadora mayorista de nafta y gasoil.

Allí en horas del mediodía, el gremio realizó una asamblea y ratificó la decisión de mantener la medida de acción directa contra YPF hasta el jueves, fecha de la próxima audiencia.

Mientras tanto, largas filas de vehículos se producían en las estaciones de servicios con conductores que querían llenar sus tanques de combustible ante la incertidumbre que generó la situación.

En ese contexto, Taboada, explicó que la organización no está dispuesta a mirar para otro lado cuando miles de trabajadores son expulsados del mercado laboral y sin posibilidad de reinserción alguna. "No vamos a permitir que alegremente nos dejen a 700 trabajadores en la calle, nosotros tenemos que exigir que en nuestra región haya trabajo de calidad por eso en su momento fui crítico con el bono de 20 mil pesos", señaló.

El dirigente aseguró: "quieren hundir a la Cuenca, invertir solo en Neuquén fue una decisión política y en la medida en que no haya unidad de todos los sectores en la región esto no se va a revertir". También manifestó su apoyo al gremio petrolero de Santa Cruz, “porque hay que pelear por los trabajadores y sus derechos y no por cuidarle el bolsillo a las operadoras para que les cierren los números".

"Si YPF cree que puede meterse con los intereses de los trabajadores, extorsionando a las contratistas, nosotros vamos a meternos en los intereses de YPF para que entienda que no es variable de negociación el bolsillo de la gente", sentenció Taboada.

PARA LINARES "HAY UNA FLEXIBILIZACIÓN"

El intendente Carlos Linares ayer por la tarde cuestionó la falta de diálogo de la operadora de bandera en el conflicto. “El problema que tenemos hoy es que no hay quién tome decisiones y no sabemos a ciencia cierta qué es lo que quiere hacer YPF”, señaló.

Linares sostuvo: “estamos teniendo muchos problemas con la empresa que pensábamos que iba a ser de bandera del país, la que iba a llevar adelante una revolución en tema petrolero y es todo lo contrario; porque en este último año y medio fue casi imposible poder negociar con la empresa por el mantenimiento de los puestos de trabajo”.

El jefe comunal aseguró: “esto sin duda pone en riesgo la paz social de una Cuenca. No puede ser que no haya diálogo permanente para tratar de solucionar la situación” y reconoció que “es grave la situación que sufren hoy los compañeros camioneros, pero es más grave la situación de los empleados de SP”.

No obstante, Linares fue categórico en sus declaraciones y dijo: “yo pienso que esta empresa va a la privatización. Uno ve estas actitudes por parte de la empresa y te das cuenta a lo que apunta, por eso pienso que va a la privatización; uno ve los acuerdos con Vaca Muerta, con las empresas internacionales, mostrando un YPF corriéndose de lo que es la perforación y dedicándose teóricamente a la venta de combustible o alternativas vinculadas con la generación de energía”.

Anoche todo indicaba que se iba a notificar la conciliación obligatoria que habría dictado Trabajo. Aunque Taboada tenía sus dudas, ya que como había señalado resultaba "extraño que ahora se dicte una segunda conciliación en un mismo conflicto".

Caso contrario la toma podría extenderse hasta el jueves, día en que tendría lugar una nueva audiencia de conciliación por el fracaso de la reunión del último miércoles.

Además, el sindicato chubutense buscaría nacionalizar el reclamo con la llegada del dirigente Pablo Moyano, secretario adjunto del gremio de Camioneros (Sichoca) y secretario Gremial de la Confederación General del Trabajo (CGT).

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico