Cannabis medicinal para epilepsia severa: "los resultados son alentadores"

Así la afirmó la doctora médico neuróloga Silvia Kochen, investigadora de CONICET y explicó: "estos resultados son parecidos a los que provocan los fármacos que se usan normalmente para la epilepsia". Además, remarcó los bajos efectos adversos de la droga en los pacientes.

El Gobierno del Chubut promulgó en el mes de septiembre una ley por la cual se habilitó el uso terapéutico del aceite de cannabis en los hospitales de la provincia, incorporando ese producto al vademécum de la salud pública para el tratamiento del "síndrome de Dravet", más conocido como epilepsia, y convirtiendo así a su distrito en pionero en la materia a nivel nacional.
A partir de esta iniciativa, se hizo más fuerte el llamado de pacientes y especialistas, para que este aceite se produzca en todo el país, se regule con una ley nacional y se cubran las necesidades de todas las personas, no sólo de las que conviven con epilepsia.
En su paso por Comodoro Rivadavia, en el marco del Primer Seminario Regional de Cannabis Medicinal que se realizó recientemente y reunió a pacientes, investigadores, especialistas médicos y científicos que impulsan la despenalización de la aplicación medicinal de la planta, la neuróloga Silvia Kochen resaltó la importancia de poder avanzar con el uso legal de cannabis en nuestro país para que se puedan hacer estudios subvencionados.
"Comenzamos este año a hacer un estudio observacional en los pacientes que están usando cannabis porque que lo consiguieron a través de productores locales o porque lo importan a partir de la disposición de la ANMAT y ahora en Chubut, que lo incorporó al vademécum provincial”, describió Kochen y explicó que se trata de un tipo de cannabis que “se produce en el Estado de Colorado y entra al país como suplemento dietario”.
La especialista indicó que el equipo de investigación se encuentra en proceso de observación de casos y estima que en diciembre se tendrán conclusiones propias. Asimismo, señaló que “dentro de las publicaciones más serias que hay en el mundo se observa que hay deuda pendiente, porque esta situación de que no esté clara la legalidad del uso - a pesar de que casi todos países aceptan la utilización del cannabis medicinal- todavía no se están haciendo estudios de doble ciego, para evitar el efecto placebo: cuando el paciente cree que algo le hace bien o le hace mal, que es muy frecuente en los tratamientos".
He aquí la importancia de la legalidad en lo que concierne a investigación, “para hacerlo de forma controlada, o sea como se hace para cualquier otra molécula, entonces uno tiene resultados que son confiables y seguros”, dijo la neuróloga.
Los estudios que existen se llaman "abiertos", en donde todos los pacientes incluidos consumen el mismo producto, todos casos con epilepsia severa, muy refractarias, que no respondían a ningún fármaco y que tenían muchas crisis por día. "Se observan resultados similares a los que están descriptos con las nuevas moléculas. En Alrededor de entre un 30 a 40 por ciento de toda la población que estuvo experimentando se observó la reducción de la mitad de la frecuencia de crisis".
"Los resultados son alentadores” aseveró Kochen y describió que "estos resultados son parecidos a los que provocan los fármacos que se usan normalmente para la epilepsia. Por otro lado, la presencia de efectos adversos -efectos no deseados de una medicación- es relativamente baja, inclusive en comparación a algunos nuevos fármacos que se utilizan. Por esos creo que hay que avanzar con el uso legal de cannabis en nuestro país para que se puedan hacer estudios subvencionados”, insistió.
Por otra parte, Kochen mencionó que “el hecho de que (el cannabis medicinal) esté en estas condiciones de ilegalidad, hace que aparecen situaciones que generen expectativas falsas en gente que ya de por sí sufre mucho y no tiene por qué estar siendo sometida a divulgación de información falsa. O por el contrario, en aquellos casos en donde se ha demostrado que ha sido efectivo, que el paciente no pueda acceder como puede acceder a cualquier otra molécula”.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico