Carlos Carranza fue hallado sin vida en la playa de Kilómetro 5

El estudiante de educación física que desde el domingo estaba desaparecido, fue encontrado sin vida en la playa del barrio Presidente Ortíz. Según las primeras hipótesis se habría arrojado desde un barranco hacia la costa. En el lugar no se descubrieron signos de violencia. Hoy se practicará la autopsia para determinar la causa de muerte. Gran congoja entre sus seres queridos que se congregaron en ese sector de la costa comodorense.

Gran parte de la comunidad del barrio ferroviario de Kilómetro 5 conocía a Carlos Carranza y ayer a partir de las 18:20 comenzaron a llegar hasta el sector de la playa situado detrás de la Usina, desesperados para saber si el cuerpo hallado en el lugar era el del joven deportista de 27 años.
Desde el domingo por la tarde el estudiante del Instituto Superior de Educación Física era buscado porque no se sabía nada de su paradero. Fue visto por última vez ese día a las 15:30 frente a la panadería "Don Carlos", en el mismo barrio. Estaba en un vehículo como acompañante de otro hombre.
Una hora y media antes había salido de su casa que se encuentra detrás de la tribuna de cemento de Ferrocarril del Estado, club de fútbol en el que había jugado hasta el año pasado. No había llevado su teléfono celular ni la billetera con los 150 pesos que contenía. Solo se sabía que vestía ropa deportiva y unas zapatillas azules marca "Power".
Su familia cree que lo pasaron a buscar a su casa mientras todos descansaban luego de un bautismo. Ya el lunes por la tarde sus padres radicaron la denuncia sobre la averiguación de paradero en la Comisaría Mosconi. A partir de ese momento comenzó a ser intensamente buscado por la división Búsqueda de Personas de la policía, así como por familiares y amigos.
Su hallazgo sin vida se conoció ayer alrededor de las 18:20 cuando un amigo que rastrillaba la parte norte de la playa de Kilómetro 5 visualizó un cuerpo a unos 100 metros de la última calle de tierra de ese sector. Accedió al lugar porque ya había bajado la marea, sino era imposible ingresar al sitio.
El cuerpo de Carlos yacía boca abajo sobre la arena, al pie de un pronunciado barranco. De inmediato se dio aviso a la policía y allí se desplegó un importante operativo para resguardar el lugar. La fiscal Mónica García concurrió junto al personal de Búsqueda de Personas y la policía de Criminalística. También asistieron la Brigada de Investigaciones y los jefes de la Unidad Regional, Humberto Lienán y César Brandt.
Un hermano de la víctima no pudo contenerse ante tal circunstancia y llegó corriendo hasta el lugar donde se encontraba el cuerpo para reconocer a su hermano fallecido.


Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico