Casi el 18% de los adolescentes consume menos de una hora de TV por día

El consumo televisivo de los adolescentes está en franco descenso: casi el 18 por ciento de los porteños de esa franja etaria ve menos de una hora de televisión al día y el 62,3 por ciento consume hasta un máximo de dos horas diarias, mientras que el 65 por ciento de esos mismos chicos permanece entre 2 y 12 horas por día conectado a Internet, según un estudio difundido ayer.

Los datos surgen de un informe sobre adolescentes de la Ciudad que, elaborado en conjunto por el Consejo Económico y el Centro de Estudios de Opinión Pública de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA, también reveló que el acceso a la red se produce fundamentalmente desde los teléfonos móviles.
Así, el 54,8 por ciento usa su smartphone entre 2 y 12 horas diarias, con un pico del 11,44% que lo usa las 24 horas del día.
“El consumo televisivo de los adolescentes está en descenso, pero esa variable hay que sopesarla con el uso de Internet y las redes sociales", dijo a Télam Sergio Abrevaya, presidente del Consejo Económico y Social de la Ciudad.
Para Abrevaya, el descenso del consumo televisivo de los adolescentes en favor de las pantallas conectadas a Internet se explica en que “mutó el interés del chico”, que ahora privilegia aquellos dispositivos que le permiten "interactuar" con otros, y es a través de esta interacción que se informa, se entretiene y adquiere conocimientos que antes podía obtener a través de la televisión.
Esto se pone en evidencia cuando se analizan cuáles son las actividades (enumeradas en categorías no excluyentes) que los adolescentes realizan en la web: casi el 67 por ciento está en Facebook; el 65,8%, en Youtube; el 42,33%, en Twitter; el 22% busca información para el colegio; el 21,7% chatea con sus amigos; el 21% baja música; el 18% está en otras redes sociales y el 15% juega online.
Asimismo, el estudio confirmó que los smartphones le están ganando en popularidad a otras pantallas conectadas a la web, como las PC o notebooks.
La encuesta se realizó con 848 alumnos secundarios de escuelas públicas y privadas porteñas y buscó indagar sobre la percepción de la escuela que tienen los estudiantes y algunos aspectos de su vida cotidiana vinculados con su formación personal.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico