Casi medio millar de personas bailaron al ritmo del "Choque Urbano"

El grupo vanguardista de percusión con fusión teatral dictó ayer por la tarde, en el Centro Cultural, un taller abierto a todo público. Se enseñó a producir música a partir de elementos reciclados. Participaron más de 400 personas que bailaron y musicalizaron el recinto siguiendo las indicaciones de los diecinueve artistas del grupo.

La historia del Choque Urbano comenzó hace 10 años cuando un grupo de entusiastas se juntó para hacer música a partir de tambores y pelotas de básquet. Sus presentaciones se fueron modificando a través de los años, generando una fusión de música y acción que da como resultado espectáculos de gran despliegue e impacto. Los show están marcados también por la combinación de una manera original e inédita de distintos lenguajes del teatro y danza.
Sus propuestas innovadoras le han permitido ser uno de los grupos más aplaudidos en los últimos tiempos y recorrer el mundo para presentarse en países como Holanda, Corea y Siria.
Esta ciudad también pudo disfrutar de cada una de sus obras en cuatro oportunidades permitiendo tener una cantidad considerable de seguidores locales que se alegraron cuando se enteraron de un nuevo desembarco del grupo bonaerense a estas tierras como motivo de los festejos del Bicentenario de la Independencia.
El programa establecía que el Choque se presentaría en dos oportunidades en el Centro Cultural. La primera fue el viernes a la noche, cuando ofrecieron todo su repertorio durante más de dos horas. La segunda se desarrolló ayer y constó de un taller gratuito donde se enseñó a producir música a partir de elementos reciclables como tambores o tubos de PVC.
La capacitación comenzó a las 16 al mando de Santiago Ablin, director musical del grupo, quien incentivó a más de 400 personas -entre grandes y chicos- a desprenderse de la timidez y de la desconfianza en el otro a través del juego “Maya dice”.
Así, los presentes se distribuyeron por toda la pista abrazándose, riéndose y cantando. El siguiente paso constó de realizar música a través de palmas o zapateando.
“Necesitamos nuevas bases. Necesitamos seguir construyendo música”, animaba Ablin mientras el público respondía en forma efervescente cada una de las indicaciones de los artistas.
Las palmas y el zapateo se acoplaron a la base rítmica de los tambores que tocaban los miembros del Choque para formar una combinación perfecta con los sonidos que realizaba el director del grupo.
La intensidad del taller solo se vio interrumpida cuando se les pidió a los participantes tomar un tubo de PVC -pintados de verde, rojo y azul- para unir las melodías anteriores con el sonido de esos elementos.

DIAS UNICOS
Ablin manifestó su entusiasmo por haber pasado el Bicentenario de la Independencia argentina en esta ciudad.
Afirmó: “fue un día de la patria especial teniendo en cuenta que estamos pasando un momento difícil en general, pero,a la vez contentos por cómo la gente cantó el himno y cómo nos recibió durante nuestra estadía”.
“Es una satisfacción enorme poder decir que somos argentinos y que estamos orgullosos porque estamos demostrando que estamos peleando por lo que nos pertenece”, resaltó.
El director musical del Choque Urbano explicó que fue una satisfacción enorme haberse presentado en Comodoro ya que “es muy eufórico y acompañador”. “Siempre es lindo volver a esta ciudad y es todavía más gratificante tocar de manera gratuita para que toda la gente que no pueda pagar una entrada pueda disfrutar de un modo distinto de realizar música”, añadió.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico