Casi toda Bahía Blanca sin agua por un caño roto

Debido a la situación, muchos de los vecinos optaron por dirigirse con bidones y otros elementos a los distintos pozos surgentes que se encuentran en distintos sectores de la ciudad como el parque de Mayo.

La ciudad de Bahía Blanca continuaba ayer, por segundo día consecutivo, sin el suministro de agua potable debido a la rotura de un acueducto de la empresa Aguas Bonaerenses (ABSA), situación que el intendente, Héctor Gay, calificó de "emergencia" y para la que dispuso abastecimiento con camiones cisterna en los centros de salud.
Debido a la situación se dispuso un operativo con camiones cisterna para la distribución de agua en los hospitales y centros de salud de la ciudad, mientras que los vecinos buscaron distintas alternativas para proveerse de agua potable, como la de concurrir a los más de diez pozos surgentes ubicados en distintos sectores.
Por su parte, desde la Gerencia Regional de la empresa se indicó que la situación era sumamente compleja debido a la paralización de la planta potabilizadora de la ciudad y su salida de servicio.
El suministro fue cortado el martes debido a la rotura y posteriores tareas de reparación de una cañería de seis metros de profundidad en la salida del acueducto de 1.500 milímetros, ubicado a pocos metros de la planta potabilizadora del barrio Patagonia que ABSA posee en esta ciudad de más de 300.000 habitantes.
Así lo informó la prestadora en un comunicado en el que afirmó que los "trabajadores continúan las tareas de reparación" de esa cañería.
Gay afirmó ayer que ABSA "está prometiendo con los elementos que tiene llevar agua a los barrios, lo que pasa es que hay un nivel de prioridades, hoy estamos obviamente con los centros de salud".
"Esto hay que entenderlo por desidia, por falta de estructura, por todo lo que sabemos que ha venido desembocando en un proceso de mucho tiempo de ABSA que termina en esto: la rotura de un elemento que está dejando sin agua a la ciudad de Bahía Blanca", sostuvo.
En ese contexto, el intendente consideró que "es increíble en esta época de la historia, pero es así", al comentar que ya fueron notificadas de la situación las autoridades provinciales y del Gobierno nacional.
"ABSA sabe que necesita elementos y los tiene que comprar, y dicen que lo van a arreglar, pero ayer también lo dijeron y llamaron que el plan A falló, el plan B anduvo a los tumbos y ahora están con el plan C", expresó a la prensa.
Por su parte, el gerente Regional Antonio Ferrara sostuvo ayer que "se vio afectado un 95 por ciento de la población, prácticamente toda la ciudad está sin agua".
"La situación es sumamente compleja, a tal punto que la planta Patagonia se encuentra desafectada del servicio, está paralizada", dijo.
Tras "comenzar con la producción de agua", evaluó que "lentamente mañana (hoy) se comience a normalizar el suministro".
Debido a la contingencia, la comuna dispuso además la ubicación de camiones cisternas en la sociedad de fomento del barrio Los Chañares, en la sala médica de Villa Bordeau, en la delegación municipal de Villa Rosas y una cisterna fija en la delegación municipal Norte, en distintos puntos del a ciudad.
Debido a la situación, muchos de los vecinos optaron por dirigirse con bidones y otros elementos a los distintos pozos surgentes que se encuentran en distintos sectores de la ciudad como el parque de Mayo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico