Castigó a su perro sumergiéndolo en agua hirviendo

La crueldad en su mayor expresión la vivió Tuffy cuando mordió el celular de su dueño.

La situación que originó que su dueño le diera un castigo de la máxima crueldad fue porque su pequeña mascota mordió su teléfono celular, por lo que decidió castigarlo mojándolo en agua hirviendo y luego lo arrojó desde un cuarto piso por balcón del departamento donde vivían en la ciudad de Chengdu, al sudoeste de China.

Por suerte, Tuffy fue salvado por una mujer que pasaba caminando por la calle y lo rescató. Yan Yingying, la joven de 30 años, lo llevó inmediatamente a un veterinario.

Tuffy

El veterinario que lo atendió en los Estados Unidos reconoció que nunca había visto algo igual, según informaron en el diario The Dodo.

Por suerte, el animal se recuperó rápidamente y hoy puede seguir disfrutando su vida junto a su nueva dueña.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico