Cayó la "Banda de la pitón": una serpiente entre cocaína y fusiles

Las investigaciones comenzaron a raíz de una denuncia de un vecino que alertaba sobre la venta de drogas al menudeo y daba detalles de los lugares de comercialización.

Más de 16.000 dosis de cocaína, un importante arsenal y unos 180 mil pesos fueron secuestrados durante un operativo antinarcóticos realizado en una villa de emergencia de la localidad bonaerense de Burzaco, donde además fueron detenidas 9 personas acusadas de integrar una banda dedicada a la venta de drogas en el barrio.
Fuentes policiales aseguraron que el operativo fue bautizado como "Pitón Blanca" porque en uno de los domicilios allanados en la villa Betharram, de Burzaco, en el partido de Almirante Brown, se secuestró una serpiente constrictora de ese tipo que era la mascota de uno de los cabecillas de esta narco organización.
Las investigaciones comenzaron a raíz de una denuncia de un vecino que alertaba sobre la venta de drogas al menudeo y daba detalles de los lugares de comercialización.
Las tareas investigativas incluyeron observaciones, filmaciones, fotografías, seguimientos e intervenciones telefónicas, las que permitieron identificar a los supuestos integrantes de la banda y el rol de cada uno de ellos.
El comisario inspector Rodrigo Rodríguez, jefe de la Delegación Lomas de Zamora de la Dirección de Investigaciones del Tráfico de Drogas Ilícitas explicó en un video difundido por el Ministerio de Seguridad bonaerense que la causa "se inició en los primeros días de marzo", que "la organización fue desbaratada en su totalidad" y que se logró la detención de "los cabecillas de la banda".
Según los pesquisas, la organización delictiva estaba liderada por dos hombres conocidos como "Fernando" y "Canchi", quienes se turnaban para administrar la actividad delictiva en la zona.
"La villa se dividía en dos turnos. Un turno estaba a cargo de una persona y el segundo turno estaba a cargo de otra persona que también resultó ser detenida", dijo Rodríguez.
También se estableció que otros dos supuestos integrantes de la banda eran dos hombres apodados "Tío" y "Corona", quienes se encargaban del traslado de la droga desde los lugares de ocultamiento hasta los puestos de venta y de juntar las recaudaciones de las mismas para, luego, entregarla a "Canchi".

COLAS PARA COMPRAR

Según las fuentes, la banda reclutaba a "vendedores" o "dealers" de la cocaína en la vía pública, a quienes no sólo se les pagaba con dinero.
Rodríguez contó que esos vendedores trabajaban para los narcos "mitad por dinero y mitad por estupefacientes" y que ellos "tenían la cantidad indispensable (de droga) para la venta del día".
El jefe del operativo informó que durante el transcurso de la investigación se obtuvieron filmaciones de algunos puestos de venta en las que se observan que "se formaban colas de hasta cincuenta metros de distintos compradores".
Durante los procedimientos se secuestraron 16.000 dosis de cocaína fraccionadas en papel metalizado listas para su venta y 16 armas de fuego, entre ellas tres fusiles FAL, uno de los cuales con mira telescópica, dos ametralladoras -una PAM y otra Uzi, posiblemente robada a la policía bonaerense, cuatro escopetas calibre 12/70 tipo Ithaca, tres carabinas, dos rifles calibre 44/40, dos revólveres -uno calibre 38 y 32-, una importante cantidad de municiones de diferentes calibres.
Además, se secuestró un chaleco antibalas perteneciente a la Policía de la Provincia de Buenos Aires, tres handys, seis celulares y unos 180.000 pesos producto de la venta de la droga.
Tanto los detenidos como la droga secuestrada y las armas quedaron a disposición del Juzgado Federal Criminal y Correccional 1 de Lomas de Zamora, a cargo de Alberto Patricio Santa Marina.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico