Central quedó eliminado sobre la hora ante Atlético Nacional

Un gol de Orlando Berrío en tiempo de descuento le dio la clasificación al equipo colombiano, que se impuso 3-1 en Medellín; el autor del tanto provocó al arquero de Central, desató una trifulca y se fue expulsado, al igual que los jugadores canallas Musto, Burgos y Lo Celso.

Por el partido de vuelta de los cuartos de final, Rosario Central cayó 3-1 de manera agónica con Atlético Nacional en Medellín y, a pesar del 1-0 en Rosario, quedó eliminado de la Copa Libertadores.

El panorama para el Canalla parecía ser inmejorable desde el comienzo, cuando a los 7 minutos de la primera parte Marco Ruben cambió por gol un penal infantil que cometió el colombiano ex Vélez Jonathan Copete.

Sin embargo, el dominio del conjunto colombiano se acrecentó con el correr de los minutos y se fue haciendo cada vez más intenso. Así, el equipo dirigido por Eduardo Coudet se refugió en su mitad de cancha y apostó con contraataques, aunque sin demasiada efectividad ni contundencia a la hora de definir. Por el contrario, Nacional profundizó y logró el empate en una de las últimas jugadas, cuando Macnelly Torres desvió hacia la red un centro raso desde el sector derecho.

En el complemento se mantuvo el escenario, ya con Central decididamente replegado y el Verdolaga como protagonista absoluto. Ante tantos empujes, a los 5 minutos llegó el segundo del local: Donatti erró en un despeje y le dejó la pelota servida a Guerra, quien definió con un potente derechazo que venció la resistencia de Sosa y decretó el 2-1.

El 1-0 obtenido en la ida le daba al Canalla la ventaja que por el momento lo clasificaba, por lo que el equipo del Chacho aguantaba como podía y despejaba cada avance, incluso con diez jugadores en el final por la expulsión de Esteban Burgos, producto de una doble amonestación.

En una de las pocas que tuvo Central, casi sobre el final del partido, Marco Ruben se fue cara a cara con Franco Armani para liquidar la historia, pero el delantero le cedió la pelota a un Cervi que no llegó y la chance se desvaneció de forma increíble. Paradójicamente, Atlético Nacional respondió de manera letal: Berrío capturó una pelota dentro del área en el epílogo del partido, la mandó al fondo de la red y le dio la clasificación agónica a su equipo.

Luego del gol, un tumulto olvidable hizo que las tarjeta roja sea la principal protagonista del desenlace. Damián Musto y Giovanni Lo Celso se fueron en el Canalla y el propio Berrío, por un festejo desmedido contra Sosa, lo hizo en Nacional.

Así, Rosario Central se quedó con las manos vacías a pocos minutos del final y no pudo concretar su pase a la penúltima instancia, donde Boca lo esperaba luego de derrotar a Nacional de Uruguay.

Fuente: TyC Sports

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico