Cesia cumplió su sueño y se casó: "hay que vivir cada día como si fuera el último"

La joven de tan solo 22 años lucha desde hace dos meses con una leucemia linfoblástica. Finalmente ayer pudo casarse con el amor de su vida.

Cesia Muñoz tiene 22 años y es de Trelew pero hace dos meses que está internada en el Hospital Italiano tras haber sido diagnosticada con leucemia. Los pronósticos no son alentadores, pero luchó y finalmente ayer se casó con Francisco, el padre de sus dos hijos. Para ello acondicionaron la sala de internación, donde los médicos fueron sus testigos y las enfermeras las "invitadas especiales".

Tras una dura pelea para poder concretar el traslado, hace dos meses Cesia logró llegar desde Trelew al Hospital Italiano en Buenos Aires para poder ser tratada por la leucemia linfoblástica que padece.

"Al estar constantemente con morfina me cuesta mucho dormir".

Luego de someterse a distintos tratamientos, finalmente se pudo casar con el padre de sus hijos. En este sentido, señaló que "la noche anterior al casamiento no pude dormir porque tenía muchos dolores, al estar constantemente con morfina me cuesta mucho dormir".

"El amor todo lo puede y este era un sueño que yo tenía que cumplir. Quería casarme con el hombre que amo, con el papá de mis hijos", dijo en diálogo con Radio Del Mar.

En este marco, recordó que "la leucemia es una enfermedad muy jodida, un día podes estar bien y al otro día no sabes si te vas a levantar, por eso hay que vivir cada día como si fuera el último".

Al ser consultada sobre cómo vivió este momento tan especial, manifestó que el casamiento "lo vivís una sola vez en la vida, fue algo impresionante. Lo viví entre lágrimas y alegría".

"Hay que vivir cada día como si fuera el último".

"Elegí que mi vestido era fucsia porque me gustan los colores alegres. Los médicos están contentos porque antes tenía muchas infecciones pero en los últimos estudios salió que han ido aminorando", destacó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico