Cesia se casó rodeada de su familia, médicos y enfermeras en el Hospital Italiano

Luego de las muestras de solidaridad de muchos que decidieron acompañar a la joven en este sueño, finalmente Cesia se casó y se convirtió en la primera ceremonia realizada en el Hospital. Con sus médicos como testigos, la joven dio el sí junto a su pareja y padre de sus dos pequeños hijos.

Fueron muchas las personas que se conmovieron con la historia de Cesia, la joven oriunda de Trelew de 22 años, que padece leucemia hace seis meses y que hoy enfrenta un duro tratamiento en el Hospital Italiano. Gracias a la solidaridad y todos los regalos que llegaron, finalmente ayer cumplió su sueño de casarse.

La ceremonia –que fue suspendida la semana pasada- comenzó el martes cerca de las 13 horas, estaba todo preparado en un living del Hospital Italiano llamado Devoto, lugar que fue especialmente acondicionado para que Cesia pudiera casarse.

Con el vestido soñado, el velo que le regalaron para la ocasión, rodeada de sus padres, hermanos, sus hijos de 2 y 4 años, enfermeras y médicos, finalmente Cesia dio el sí – frente al Padre Pablo de la Capilla del Hospital- a su pareja y padre de sus pequeños, con quien formó una familia desde hace cinco años.

María, la madre de la joven, relató a El Patagónico el especial acontecimiento. "Estuvo hermoso, fue muy emocionante, ella estaba feliz porque todo estaba perfecto, fue un momento mágico, fue como si no estaba enferma", aseguró.

No faltó nadie a la ceremonia, Cesia estuvo acompañada por los camilleros, enfermeros, personal de la cocina, los guardias del lugar y sus médicos Pilar y Lucas – que llevan adelante su tratamiento- fueron los testigos especiales.

"Estaban todos, porque la quieren mucho en el hospital. Estaba tan feliz que ni siquiera usó la silla de ruedas que usa siempre, ni los rescates que usa para controlar los dolores. Lo feliz se le veía en la cara porque no parecía estar enferma", manifestó su mamá.

CESIA CASAMIENTO.jpg
Cesia junto a Francisco, su esposo y su padre
Cesia junto a Francisco, su esposo y su padre


Muchos enfermos recuperados se comunicaron con Cesia para darle aliento en esta etapa tan dura, que sigue adelante con la quimioterapia.

Incluso, el fotógrafo Mariano Hotto, que pasó por lo mismo y hoy está recuperado, decidió no sólo cubrir el casamiento sino compartir su historia con Cesia.

La maquilladora, Romina Catalán, también se acercó porque vivió de cerca esta enfermedad - su madre hoy se recuperó de la leucemia- "quiso devolverle el favor a Dios", dijo María.

La mujer manifestó su agradecimiento a todos los que decidieron colaborar para que el sueño de Cesia pudiera cumplirse. "Mi agradecimiento a Pelucas de Esperanza, al fotógrafo, el videografo, la maquilladora, y sobre todo al Hospital que nos dio permiso para poder concretar el sueño dentro del mismo".


Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico