"Chatrán" afirma que fue engañado por "Maicol" en el negocio de las camionetas

Después de ser detenido el 6 de julio en un lujoso hotel de Puerto Madryn y trasladado a Comodoro Rivadavia, ayer César Hernández accedió voluntariamente a prestar testimonio. Se declaró inocente en la causa donde se lo imputa de integrar una asociación ilícita dedicada a la venta de vehículos robados a los que se les adulteraba la documentación. Afirmó que fue engañado por "Maicol" Cuellar Gamboa, otro de los detenidos. Sostuvo que el tiempo que había pasado en la cárcel donde cumplió condena por un asalto, lo había llevado a "reflexionar" y cambiar su vida.

Durante la tarde de ayer se realizó en los tribunales penales de Comodoro Rivadavia una audiencia en el marco de una causa que tiene como coimputados a César Alejandro Hernández, al comisario Alejandro Pulley, al oficial de policía Pedro Benítez, al ciudadano colombiano Juan Carlos Cuellar Gamboa y a la ciudadana paraguaya Guillermina Ferreira Almada, en el marco de la investigación de los delitos de asociación ilícita, facilitación de la prostitución y cohecho, entre otros.
"Chatrán" Hernández, quien lleva dos meses y medio en prisión preventiva, accedió voluntariamente a prestar declaración, pero solicitó, por medio de su defensora púbica Lilian Bórquez, que la audiencia se llevara a cabo sin la presencia de la prensa ni de la policía. La fiscal Camila Banfi, en cambio, reclamó la presencia del periodismo en la sala a partir del principio de publicidad de los actos jurídicos. Finalmente la juez Daniela Arcuri resolvió el retiro del agente de policía de la sala y la presencia de la prensa en la audiencia.
El imputado dividió su relato en tres partes, una relacionada con una camioneta Toyota SW4, otra con una Ford Ranger y una tercera también marca Toyota.
Sobre la SW4 relató que Cuellar Gamboa comenzó a discutir con su propietario estando él presente y comentó: "yo no sabía lo que estaba sucediendo". "Ya le había sacado el negro la camioneta a su dueño", recordó y que Cuellar Gamboa no tenía intención de devolvérsela. Entonces él se retiró del lugar.
Hernández sostuvo que luego Cuellar Gamboa le ofreció una comisión si vendía el vehículo. El tema es que había que retirarlo porque estaba secuestrado en Trelew. Así, cuando se presentaron en una comisaría de esa ciudad a retirarla quedó detenido Cuellar Gamboa por la adulteración de la documentación.
Luego de la audiencia de control y apertura en el Juzgado de Trelew, Hernández mencionó que Cuellar Gamboa entregó dinero a otro coimputado a efectos de que lo ayudara en la causa y que intercediera en la devolución del rodado.
Seguidamente Hernández se refirió a otro vehículo que quedó secuestrado en Rada Tilly y que no se la permitieron retirar a él ya que no era su propietario sino que tenía un contrato de alquiler.
Finalmente se refirió a otro rodado una Toyota, el cual alquiló y prestó a Cuellar Gamboa, pero afirmó que este se apoderó del vehículo. "El negro me robó la camioneta", enfatizó Hernández. "Se quiso pasar de listo y por eso decide escracharlo en Facebook", subrayó.
Negó ser el organizador de la banda ya que estuvo preso en 2013 –condenado por el asalto a la ferretería Vittoria- y que eso lo hizo reflexionar. "Esto me ensucia porque yo soy una persona nacida y criada en Comodoro", afirmó Hernández.

LA CAUSA
De acuerdo a la imputación de la Fiscalía, Cuellar Gamboa y Ferreira Almada forman parte de una asociación ilícita conformada para realizar distintas actividades ilícitas en un inmueble usurpado de la calle Francia al 500. Todo ello bajo la protección de Benítez, que prestaba servicios en la Seccional Primera de policía, quien ponía a su disposición recursos policiales.
A Cuellar Gamboa lo imputan como jefe de la asociación ilícita que cometía estafas, robos agravados y otras acciones. Se lo acusa de apoderarse de vehículos de manera ilícita, junto a Hernández y la complicidad del oficial Benítez.
Hernández, según la Fiscalía, oficiaba de organizador de la banda para cometer estafas y otras defraudaciones.
Mientras, al comisario Pulley se lo imputa de brindarle protección policial a un departamento VIP que funcionaba en el domicilio usurpado por Ferreira Almada y Cuellar Gamboa.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico