Chini y su pareja irán a juicio

Sergio Chini y su pareja Gladis Quevedo deberán afrontar un juicio oral y público por tres robos que los tuvieron como protagonistas, en dos de los cuales se utilizaron armas de fuego. Al debate llegarán luego de negarse a firmar un acuerdo de juicio abreviado al cual habían prestado su consentimiento de manera informal. A pedido de la Defensa Pública el juez ordenó medidas de protección para Chini, quien teme por su seguridad en la cárcel.

Una pena de 3 años y 9 meses para Mario Rolando Sergio Chini, más la declaración de reincidente por primera vez y una pena de 3 años en suspenso para Gladis Quevedo, fue lo que habían acordado previamente y así fue como se elaboró el documento para el juicio abreviado entre la fiscal Cecilia Codina, los imputados y la Defensa Pública.
La audiencia se realizó este miércoles en la Oficina Judicial y fue presidida por el juez penal, Mariano Nicosia. En representación de la Fiscalía actuó el fiscal general Héctor Iturrioz, quien subrogó a Codina en ese acto. Los imputados fueron asistidos por la abogada adjunta de la Defensa Pública, Claudia Torrecillas.

LOS HECHOS
El último robo que los tuvo por protagonistas a Chini y la madre de sus tres hijos ocurrió el 30 de julio del año pasado a las 17:35, aproximadamente, cuando la pareja ingresó a un local comercial ubicado en avenida Kennedy al 3000 y luego de consultar por diferentes prendas de vestir que se encontraban a la venta y seleccionar un par de zapatillas, el delincuente extrajo un arma de fuego y apuntó a la vendedora; traspasó el mostrador, la tomó del cabello y la arrojó al suelo rompiendo a su vez el vidrio del mostrador.
Por su parte Quevedo tomó la computadora que se encontraba en el mostrador y el teléfono fijo, al tiempo que marido sacó de la caja registradora el dinero en efectivo y se llevó el celular de la vendedora.
La esposa de Chini también se apoderó de las billetera de la damnificada, juegos de llaves y otros objetos de valor, tras lo cual se dieron a la fuga.
El hecho fue calificado como "robo agravado por haber sido cometido con arma de fuego, cuya aptitud para el disparo no puede tenerse por acreditada", en calidad de coautores para Chini y Quevedo. En ese expediente, además, fueron reconocidos por la víctima durante una rueda de personas que se realizó en agosto.
Ese y otros dos delitos contra la propiedad fueron cometidos por la pareja mientras Chini se encontraba cumpliendo una condena de 6 meses de prisión efectiva y en la cual había sido beneficiado con salidas laborales, por lo que sólo debía regresar a dormir a la alcaidía.
Hay que saber, además, que este sujeto ya tiene cuatro condenas firmes que incluyen el homicidio de un ciudadano paraguayo que residía en la extensión del barrio 30 de Octubre, otras dos por delitos contra la propiedad y la restante por pegarle a un policía.
En la audiencia del miércoles, al ser consultado por el juez si prestaba conformidad al acuerdo de juicio abreviado y reconocía su responsabilidad en los hechos descriptos por el fiscal, el imputado cambió de parecer y dijo que no firmaría ningún acuerdo porque, entre otras cosas, no quería defraudar al fiscal que le había conseguido un trabajo cuando fue condenado por pegarle al policía.
Al ser consultada su pareja, ésta resolvió seguir los pasos de Chini y también se negó a firmar el acuerdo, por lo que el juez resolvió elevar todas las causas a juicio oral y público, donde deberían recibir una pena mucho mayor si fueran condenados.

PROTEGIDO POR
LA POLICIA
Por temor a su integridad física, Chini deberá ser resguardado por la policía. Así lo ordenó el juez Nicosia luego de que se solicitara el traslado a Comodoro Rivadavia del preso que estaba alojado en Trelew. Allí fue apuñalado por otro interno, también de Comodoro Rivadavia.
Hay que recordar que Chini generó un incendio en la celda que ocupaba en la Seccional Tercera y a partir de incidente lo trasladaron al valle de Chubut.
Este sujeto, además, es el mismo que involucró a un subcomisario y a un fiscal en una causa iniciada porque supuestamente contaba con protección policial. Todo se hizo público cuando una pareja domiciliada en un departamento de las 1008 Viviendas denunció a Chini por agresión y robo, con el propósito aparente de usurparles la propiedad.
Cuando lo denunciaron en la Seccional Quinta el subcomisario Waldemar Ferreira no efectuó las actas correspondientes y lo dejó ir sin iniciarle causa. Ello fue denunciado por las damnificadas en Fiscalía y la causa la instruyó Héctor Iturrioz, quien –como denunció en exclusiva El Patagónico en su edición del viernes 27 de enero- dejó caer los plazos de investigación, por lo que finalmente no prosperó la causa contra el subcomisario que –como todo parecía indicar- protegía al delincuente.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico