Chocó contra una palma y el auto se partió por la mitad

Guillermo Emiliano Ruiz, de 20 años, transitaba por la avenida Nahuel Huapi cuando perdió el control del Renault Logan que conducía y se estrelló contra un poste del alumbrado público. El vehículo se partió al medio. Sin embargo, él solo sufrió un corte en la frente y preventivamente fue trasladado al Hospital Regional. Se habría quedado dormido.

De milagro. Solo así se puede explicar la suerte que tuvo Guillermo Emiliano Ruiz, un joven de 20 años que vive en el centro de Comodoro Rivadavia y que ayer por la mañana protagonizó un grave accidente en Kilómetro 8, sobre la avenida Nahuel Huapi. Es que su vehículo, un Renault Logan –PHU 172–, quedó completamente destruido tras impactar contra un poste de luz del alumbrado público.
Según pudo confirmar El Patagónico por fuentes oficiales de la subcomisaria de Kilómetro 8, eran cerca de las 7:10 cuando se tomó conocimiento del accidente. Al llegar al lugar los agentes se encontraron con una postal que hacía presagiar lo peor. Sin embargo, tras tomar contacto con Ruiz pudieron verificar que se encontraba en perfecto estado de salud, más allá de un corte en la frente que habría sufrido por la rotura del parabrisas. El joven iba solo en dirección a kilómetro 8 a buscar a una amiga.
El vehículo quedó totalmente destrozado, partido al medio, desde su lado derecho hacia el conductor, donde sufrió menos daños, lo que hizo que Ruiz solo sufriera heridas leves.
Ayer por la mañana, los agentes de la subcomisaría aún no salían de su asombro por la fortuna que tuvo el joven, quien se habría quedado dormido. Creían que fue determinante el uso del cinturón de seguridad y que funcionara el airbag, lo que le permitió amortiguar el golpe.
En el hecho también tomó intervención personal del Departamento de Tránsito y de la Agencia de Seguridad Vial de Chubut. El vehículo posteriormente fue trasladado a la dependencia policial.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico