Chocó la parte trasera de otro auto y volcó camino a Diadema

El conductor de un Fiat Palio que se dirigía hacia ese barrio no advirtió que otro automóvil donde viajaban dos mujeres y un niño circulaba a baja velocidad en el mismo sentido, y lo embistió de atrás y volcó. El hombre, que iba sin acompañante, sufrió fuertes golpes y posible fisura en un hombros. Ocurrió en la misma ruta donde ocurrió el accidente que hace un mes le costó la vida a Néstor Fabián Soviers.

La ruta Provincial 39, que une Ciudadela con Diadema Argentina, fue escenario ayer de un nuevo accidente automovilístico. El auto quedó destrozado con las ruedas mirando al cielo, pero esta vez su conductor no salió despedido. El herido esperó alrededor de 30 minutos la asistencia médica que salió desde el Hospital Regional, aunque no sufrió lesiones de gravedad.
Eran poco antes de las 13 de ayer cuando Vanesa Vidal se desplazaba a bordo de un Volkswagen Fox –dominio IQP 065– desde Ciudadela en sentido al barrio Diadema. Iba acompañada de su sobrina y su hijo de 3 años.
La mujer conducía a baja velocidad observando si encontraba a su perro ovejero alemán que se le perdió el día anterior en el barrio "Gaucho". De un momento a otro sintió un roce en la parte trasera del auto, que la sacó de la cinta asfáltica y vio cómo unos metros más adelante el VW Palio volcaba en forma espectacular.
Según pudo establecer la policía de Próspero Palazzo que actuó en el lugar, el Palio –patente HJY 003– era conducido por Rubén Fuertes, de 47 años. El hombre que reside en el centro de la ciudad se dirigía a Kilómetro 27.
Según las huellas de la frenada que quedaron marcadas sobre el asfalto por unos 50 metros, el automovilista circularía a alta velocidad. Una vez que advirtió la presencia del otro auto que iba a baja velocidad frenó pero no pudo evitar el impacto. Lo rozó en el guardabarros trasero izquierdo, continuó unos metros más y luego comenzó a dar tumbos.
El Palio, fuera de control, terminó volcado en el carril contrario y Fuertes acusó dolores en el cuerpo. La otra conductora alertó a la Policía, el área municipal de Tránsito y además se solicitó una ambulancia. Tardó cerca de 30 minutos para asistir al herido que habría sufrido la fisura de un hombro. Fue conducido a la guardia médica para ser sometido a los estudios y placas de rigor.
La conductora del Fox quedó asustada y dio gracias a Dios que su sobrina y su hijo salieran ilesos del accidente. En tanto, la Policía Científica se encargó de trabajar en los automóviles a fin de deslindar responsabilidades.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico