Choque seguido de vuelco en una esquina de Kilómetro 3

Los conductores de un Renault Sandero y un Fiat Uno protagonizaron ayer una violenta colisión que concluyó con uno de los vehículos volcado sobre las calles Piedra Buena y Roca del barrio San Martín Este. El rodado menor terminó destrozado, aunque su ocupante salió ileso. Los vecinos reclamaron la colocación de reductores de velocidad.

Según los vecinos de ese sector del barrio San Martín Este, ubicado justamente al este de la Avenida del Libertador, se registran un promedio de cuatro accidentes por mes en esa peligrosa esquina. Una de las calles, Roca, tiene un trazado curvo en el que los automovilistas no respetan las velocidades, aseguró uno de los habitantes de la cuadra. En tanto, la Piedra Buena tiene doble sentido y los conductores la utilizan como si fuera una avenida.
Vecinos recordaron: "nos cansamos de entregar notas para pedir reductores de velocidad y nunca obtuvimos respuestas". También gestionaron ante la Vecinal y tampoco tuvieron éxito con el requerimiento vial.
En ese contexto de peligrosidad se produjo un nuevo accidente que por esas cuestiones del destino no hubo personas heridas de gravedad, dado que uno de los rodados terminó volcado sobre el cordón de la vereda.
Según los datos recolectados por este diario, el Renault Sandero –dominio KUA 150- era comandado por una profesora del Colegio Biología Marina.
La mujer había salido del establecimiento educativo e iba sin acompañantes por Roca en sentido hacia la ruta.
En tanto, el Fiat Uno –patente GJO 471- perteneciente a la empresa de servicios telefónicos “Cobra” era guiado por un hombre que se desplazaba por Piedra Buena en sentido sur-norte. Este también iba sin acompañantes.
Por causas que se desconocen, el Sandero impactó contra el lateral del acompañante del otro automóvil y le hizo dar un giro de 180 grados. Este dio vueltas y terminó con sus cuatro ruedas hacia el cielo.
El trabajador pudo salir por sus propios medios del habitáculo y sin sufrior lesiones graves. La mujer, en tanto, acusó golpes en el cuerpo que serían de carácter leve.
Llamó la atención de vecinos y automovilistas que pasaron por el sector que el Fiat Uno quedó destrozado y desarmado por el impacto sufrido. La policía de Kilómetro 3 intervino en el accidente.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico