Chubut entre las cuatro provincias que implementará la "tobillera" contra violentos

En Buenos Aires ya se puso a prueba la medida de la tobillera para violentos, el método pretende impedir que se concrete un acercamiento entre un violento y su ex pareja para prevenir de este modo que se mantenga el circulo de acoso, abuso y violencia. La experiencia pretende trasladarse a todo el país, los primeros equipos serán distribuidos en Buenos Aires, Córdoba, Chubut y Salta.

Después de la prueba con los botones antipánico para mujeres que padecen violencia de género, ahora se comenzó a implementar un nuevo sistema en el que el controlado es el victimario. El nuevo método implica que el violento debe llevar una tobillera electrónica que le impide acercarse a su ex pareja y lo obliga a respetar las restricciones perimetrales impuestas por la Justicia.

En caso de avanzar de todas formas, la tobillera emite una señal para informar el incumplimiento a personal policial, por lo cual una patrulla de inmediato con la localización que señala el aparato debe proceder a la detención.

El primer hombre en aceptar este nuevo método se puso la tobillera el pasado 5 de septiembre, se trata de un hombre de 35 años con antecedentes penales por hurto agravado y robo con tenencia de armas. Hacía siete años que estaba en pareja con la mujer que finalmente tomó la decisión, lo denunció y luego se separaron.

En junio de este año, el día del padre, él, enojado porque no podía ver a su hijo, decidió meterse a la fuerza en la casa de la mujer, en Lugano, y se llevó al hijo, que entonces tenía un año. Tras la denuncia el hombre fue hallado en la casa de su hermana y fue detenido. El cerco perimetral se amplió: ahora es de mil metros. Se espera que la tobillera impida un nuevo acercamiento.

CHUBUT ENTRE LAS PRIMERAS PROVINCIAS QUE EMPLEARA "LA TOBILLERA"

Martín Ocampo, ministro de Justicia y Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires , explicó a Clarín que "el hombre está usando la tobillera y a la mujer se le dio un aparato que es como un teléfono. Si se acerca a menos de los mil metros el sistema empieza a disparar alertas. Le suena el teléfono a la mujer y a la Policía. A él se lo llama para disuadirlo, y si no lo hace es detenido. Es una herramienta muy buena. Es novedoso y muy útil en estos casos".

La experiencia debe rendir sus frutos, mientras la Justicia porteña cuenta con 45 de estos dispositivos. Todos, fueron adquiridos desde el mes de julio cuando se lanzó el Plan Nacional para la Erradicación de la Violencia contra las Mujeres. La idea es que el sistema se aplique en todo el país, aunque comenzará a usarse como prueba piloto en cuatro provincias: Buenos Aires, Córdoba, Chubut y Salta. Nación todavía no estrenó sus dispositivos, cuenta con unos cien.

¿CÓMO FUNCIONA?

Los hombres obligados por la Justicia a cumplir con una restricción de acercamiento deben usar una tobillera, que es parecida a un reloj con un rastreador satelital GPS que reportará permanentemente su ubicación. Por otro lado, la mujer recibirá un dispositivo similar, parecido a un celular pequeño, que también informará su ubicación y funcionará como botón antipánico. El tercer actor que entra en juego son los centros de monitoreo policiales, dependientes de cada provincia, encargados de vigilar en forma permanente que se cumpla la distancia fijada por la Justicia. El nuevo sistema controla al hombre violento, con lo cual le quita el peso a la mujer de ser ella misma quien se cuide, que es lo que ocurre hoy con los botones antipánico que, además, no suelen tener buena señal y muchas veces no funcionan.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico