Cibrián estrena "Lord, el musical" y lo vive como "un renacimiento"

La historia se inspira en algunos pasajes de "Cuento de Navidad", del inglés Charles Dickens, y cuenta la vida de un hombre quien, tras la muerte de su esposa e hija, se transforma en un avaro que incluso abandona a su nieta. Sin embargo, todo puede cambiar con la presencia de Lady Parca y de su esposa fallecida, quienes irán a su encuentro para advertirle sobre su necesidad de cambiar.

Pepe Cibrián Campoy escribió "Lord, el musical", una ambiciosa producción musical, que dirige junto a Valeria Ambrosio, y donde comparte escenario con Georgina Barbarossa.
La obra se estrenará hoy en el porteño Teatro Astral y promete "una historia de renacimiento, llena de magia", anunció el artista.
La historia se inspira en algunos pasajes de "Cuento de Navidad", del inglés Charles Dickens, para contar la vida de un hombre quien, tras la muerte de su esposa e hija, se transforma en un avaro y en su obstinación por la mezquindad llega incluso, a abandonar a su nieta, a quien se niega a conocer.
Lady Parca, la muerte encarnada en la vedette, y Matilde, la esposa fallecida, (ambos personajes a cargo de Barbarossa), irán al encuentro de Lord, para advertirle sobre su necesidad de modificar varios aspectos de su personalidad, siempre en clave de humor.
El musical, con 14 artistas en escena, coreografía de Juan José Marcó y una orquesta en vivo dirigida por Santiago Rosso, quien también compuso la música, cuenta con la producción de Julieta Kalik y Santiago Zenobi y se presentará por 12 semanas en la sala ubicada en Corrientes 1639, con funciones los miércoles, jueves y viernes, a las 21; sábados, a las 20 y 22.30 y domingos, a las 20.
Sin duda será una propuesta atrayente, con una escenografía imponente diseñada por Jorge Ferrari ya montada sobre el escenario y el soberbio vestuario de la protagonista, aseguró Campoy en diálogo con Télam. "La obra habla sobre la necesidad del cambio del hombre y cómo ese movimiento afecta a quienes lo rodean. Siente la obligación a salir de la inercia para poder ver quién es de verdad en el presente y no seguir hablando a imágenes viejas de nosotros mismos y de los otros".
"La creación llega después de haber atravesado el cáncer (fue operado en agosto del año pasado) y pensar que yo ya la tenía en mente desde mucho tiempo antes. Si "Drácula" me cambió la vida, esta pieza significa un renacimiento, resulta totalmente diferente a las otras, hay músicos en vivo, pero nada grandilocuente, hasta la forma de narrar resulta especial: los personajes tienen escenas y se relacionan conmigo, pero no lo hacen entre sí, salvo en un segundito, el conflicto reside en que todos vengan a mí. No salgo nunca de escena, pero como decía Lola Membrives, "en el teatro no hace calor, se transpira", es como si estuvieras haciendo el amor".
Georgina Barbarossa, quien lo acompañará sobre tablas, siente lo mismo que el escritor y asegura estar "muy conmovida con la puesta, creo que es una producción bisagra en la carrera de Pepe, porque habla del buen vivir y del buen morir, una forma maravillosa de exorcizar todo", sentenció sobre esta obra que habla "sobre la vida y acerca de lo que nos espera después", sostiene el artista.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico