Científicos argentinos presentan técnica revolucionaria contra el cáncer

Investigadores argentinos licenciaron ayer a un laboratorio farmacológico internacional una técnica revolucionaria que modifica genéticamente un virus para que se multiplique ilimitadamente en la célula cancerígena, tratamiento que ensayado en roedores logró inhibir el tumor en todos, y la cura en la mitad.

"Lo que hacemos es mantenerle la capacidad que tiene de infectar, haciéndola más específica para que reconozca únicamente las células malignas, ámbito en donde el virus se va a empezar a multiplicar sin límite", contó el biólogo Osvaldo Podhajcer.
El científico dijo que si se extrapolan los datos obtenidos en animales, "tenemos prácticamente un 50 por ciento de cura y una inhibición por completo del crecimiento en todos".
Podhajcer enfatizó que "es muy difícil extrapolar los datos a seres humanos, en los que es posible que funcione muy bien en algunos, y en otros no funcione, y sabemos que esto es así por los medicamentos, que no funcionan en todos igual".
La "inmunoterapia oncolítica" es licenciada por el Instituto Leloir y el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) a la biotecnológica Unleash Immuno Oncolytics.
"Si es un éxito y se transforma en medicamento, hemos acordado con esta empresa que va a haber costos especiales para Argentina" menores a los internacionales, informó Podhajcer, jefe del Laboratorio de Terapia Molecular y Celular del Instituto Leloir, y director del Consorcio Argentino de Tecnología Genómica.
El virus lleva en su interior un gen que ataca al tumor para eliminarlo, y estimula una respuesta inmunológica secundaria que trabaja sobre las metástasis diseminadas.
"Va a marcar un hito en la historia de la biotecnología argentina", calificó Daniel Katzman, dirigente de Unleash.
Podhajcer precisó que la "inmunoterapia oncolítica" es una tecnología disruptiva que está llegando recién al tratamiento de pacientes, generando "por primera vez un medicamento que tiene dos efectos, uno directo sobre el tumor y uno secundario inmunológico".
Se trata de "un virus que existe en la naturaleza, que infecta a humanos pudiendo generar resfríos o conjuntivitis", cuya arquitectura biológica es bien conocida para los investigadores.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico