Cientos de libros arruinados por una inundación

Personal de Obras Públicas trabaja para dar con la falla que llevó a inundar la planta alta del Centro de Información Pública. Mientras, los bibliotecarios trabajan para recuperar las 300 libros que se arruinaron con el agua.

La Biblioteca Municipal, ubicada en el predio del Centro de Información Pública (CIP) permanece cerrada al público con una guardia de trabajo conformada por un grupo de diez trabajadores. Estos se retiraron el pasado jueves antes de los festejos de Año Nuevo y retomaron la tarea ayer, cuando se encontraron con una gran inundación.

Varias estanterías y muebles de madera fueron alcanzados por el agua. "Contabilizamos alrededor de 300 libros que quedaron arruinados y estamos tratando de recuperar", lamento la responsable del área Flavia Carrizo. Desde ayer a primera hora comenzó la tarea de restauración.

"Los secamos, los separamos y con los libros más antiguos trabajamos colocando papel secante hoja por hoja, separadores de freezer porque los llevaos al freezer para poder recuperarlos para evitar daños mayores con la humedad y la aparición de hongos", indicó Carrizo. En caso de que no haya posibilidad de restaurar se deberán reponer con la compra del material si es que se puede conseguir en el mercado.

En cuanto, a la falla que ocasionó semejante inundación se desconoce su origen. Se dio intervención a Obras Públicas para que se concreten las reparaciones necesarias. Cabe señalar, que el CIP lleva dos meses sin contar con el servicio de agua de forma normal, se espera que Rigel cumpla con la garantía acordada y antes al mes de febrero cuando la Biblioteca y las secretarías de Cultura y Turismo vuelvan a abrir sus puertas.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico