Cierre de Dalí: fue a buscar sus telas, no quedaba nada y se descompensó

A María le quedaban solo cuatro años de servicio para poder jubilarse como vendedora en "Sederías Dalí". En los últimos meses estaba bajo boleta médica por padecer cáncer. Ayer al enterarse del cierre inminente de la empresa, fue a buscar las telas que le correspondían en el acuerdo de partes en forma de indemnización, pero cuando llegó le dijeron que no había nada. "La dueña de Bahía Blanca, la señora de 84 años que a todos les da lástima, le empezó a gritar a mi mamá y se descompensó", contó su hija a El Patagónico. El miércoles se realizará una audiencia con los empleados en la Secretaría de Trabajo.

María es uno de los cinco empleados que tenía "Sederías Dalí" en su sucursal de Comodoro Rivadavia. Hace poco tiempo le diagnosticaron cáncer y comenzó un tratamiento. Al enterarse ayer que la empresa cerrará sus puertas, fue a reclamar los rollos de tela que le correspondían en forma de indemnización, a partir del acuerdo de partes al que habían llegado los empleados con la dueña de la empresa que tiene su sede en Bahía Blanca.
Pero lejos de encontrar una solución, según su hija Gabriela, la mujer recibió malos tratos y sufrió una descompensación en el interior la sucursal de San Martín al 400, por lo que debió asistirla un equipo médico.
Fue ayer al mediodía y aunque sus compañeros temieron que hubiera sufrido un pre-infarto, los médicos del servicio de emergencia del Hospital Regional que la atendieron comprobaron que era una descompensación y llamaron a sus familiares para que la llevaran a descansar a su vivienda.
"La trataron re-mal. Ellos (los empresarios) me vieron crecer a mí... y que la traten así a mi mamá. Le dijeron que ella se tenía que arreglar sola, que no hay telas, no hay nada. La dueña de Bahía Blanca, la señora de 84 años que a todos les da lástima, le empezó a gritar por teléfono tanto a ella como a Fiorella (otra empleada)", cuestionó su hija.
"Ella lo que quiere son sus telas y los compañeros no la dejan sacar porque ya repartieron todo. Ella estando de boleta nunca le avisaron nada. Te fijás y no queda nada", describió entre lágrimas la hija de la empleada que se quedó sin empleo y luchando contra una enfermedad.
Matías Silva, del Centro de Empleados de Comercio, comentó a El Patagónico que mientras los dirigentes sindicales negociaban telefónicamente una solución con la dueña de la empresa, María se descompensó. "Nos abocamos a llamar a las ambulancias para que nos puedan asistir", señaló.
"En principio habíamos acordado a las 3 de la tarde (de ayer) una audiencia en la Secretaría (de Trabajo) para poder desandar la situación, pero ahora estamos abocados para que se recupere la compañera lo más rápido posible. Paralelamente, estamos en contacto con Bahía Blanca; la llamó la dueña y aparentemente tuvo una discusión. Debe ser todo por lo mismo. Y a partir de allí sufrió la descompensación", manifestó Silva.
El dirigente sindical lamentó la situación porque es una mujer a la que "le faltaban cuatro años para jubilarse; más de 25 años de servicio en la empresa".
"Hay mucho manoseo por parte de los empresarios. Nos pone triste, pero nos da más fuerza para salir a defender los derechos que son irrenunciables", subrayó.
Frente a las negociaciones con la dueña de la sedería, Silva comentó: "habíamos hablado de que iba a mandar mercadería para tratar de cubrir la necesidad de lo que era el acuerdo de partes porque la que está aquí adentro no alcanza a cubrir lo que sería el acuerdo".
El médico del sistema de emergencias del 107, Néstor Yapura, luego de asistir a María dispuso que su familia la llevara a su casa. "Es una señora que tiene un cáncer diagnosticado hace poquito y que tiene una cuestión de una discusión por una cuestión laboral. Ante eso se le dieron unas pautas a seguir. Le dijimos que vaya a su casa, que no se exponga a este tipo de situaciones; se tiene que concentrar en su enfermedad y en estar bien" explicó el médico.
Mientras tanto, ante el cierre del comercio ya se fijó una audiencia para el próximo miércoles en la Secretaría de Trabajo en la que estarán representantes de la empresa, trabajadores y el sindicato.
"Son cinco trabajadores de los cuales tres aceptaron el pago de esta manera", sostuvo el representante de la Secretaría de Trabajo acerca del acuerdo de abonarles con telas el 50 por ciento de la indemnización.
Sin embargo, desde el organismo laboral "estamos asesorándolos en sus derechos; que no claudiquen en su reclamo y que reciban el pago en dinero en efectivo del cien por ciento, como corresponde".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico