Clandestino: una banda con sello jerárquico

La formación está integrada por Brian Wright, batería; Leonardo Moras, en saxo; Franco Torres, en guitarra; y Pablo Soto, bajo, voz y afiliado al Sindicato de Petroleros Jerárquicos, entidad en la que ha realizado varios recitales.

Pablo Soto es colaborador del Sindicato de Petroleros Jerárquicos, contador público, bajista y cantante de Clandestino, una banda de rock que nació en Río Mayo y que se consolida en Comodoro Rivadavia, donde hoy residen sus integrantes: Brian Wright, batería; Leonardo Moras (dirigente textil), saxo y Franco Torres, guitarra, además de Soto.
En el gremio petrolero, el profesional desarrolla tareas en el área contable y junto a su banda ha participado de diversos espectáculos que organizó el sindicato.
“Muchos de los compañeros afiliados me conocen pero en otro rol. Varios se sorprenden cuando escuchan algunos temas o me ven tocando en algún escenario. Compartimos ya hace algunos años un evento que se hizo en el gimnasio de Sarmiento en el que hubo muchísima gente”, recordó Pablo, refiriéndose a un recital que brindaron en mayo de 2014, en la ciudad de los lagos, donde compartieron escenario con Agustín Repich, otro afiliado al gremio, entre otros artistas.
Clandestino, banda con sello jerárquico, como aseguran ellos, se inició a principios de 2008 en el poblado del suroeste de la provincia, de donde es oriundo Soto. Allí el bajista cursó sus estudios secundarios e inició sus primeros pasos en la música. “Estuvimos varios años tocando con chicos del pueblo. Lamentablemente en los lugares muy pequeños lo que normalmente sucede es que los chicos terminan la escuela y se tienen que ir a algún lado, a vivir para seguir estudiando o encontrar trabajo; buscar otros horizontes”, señaló.
Precisamente esto fue lo que le pasó a Clandestino. En su caso el bajista y cantante se mudó a Comodoro Rivadavia, donde estudió la carrera de Ciencias Económicas en la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco. Sin embargo, dos años después, Pablo y su banda decidieron darle continuidad a la formación.
Soto asegura que tener una banda "es un lindo desafío, es mucho trabajo. El que no tiene una banda piensa que solo es subirse y tocar. Hacemos covers pero también nuestros temas. Nuestras letras hablan de pueblo, de la noche, de muchas cosas. Es todo un reto componer, hacer temas, todo solos”.
"Es como tener tres novias, tienen que ponerse de acuerdo entre todos y dejar conformes a cada uno porque siempre puede pasar o que no guste la letra o el punteo a alguno de los integrantes; o que no quieren hacer a determinada banda. Es una continua negociación de cuatro personas con distintas influencias y formas de pensar”, describió.
Al momento de componer o elegir una canción, Pablo considera que se trata de una conjunción de cosas: la melodía, la letra, el ambiente que generan todos los instrumentos, aunque no es sencillo.
“Es difícil saber qué estilo vas a hacer y las letras que te salen. Uno escribe algo y es muy autocrítico a la hora de decidir si lo va a cantar o no. Si uno toma la letra de cualquier tema y la lee sin la melodía, la juzga por primera vez. Después cuando se escucha junto a los instrumentos cambia el significado, puede ser una letra muy buena con una melodía no tan buena o al revés”, cuenta sobre su experiencia.
"Es lindo porque uno ve en Facebook que los chicos de escuelas secundarias ponen alguna frase de nuestro tema ‘Rozándome la piel’ y eso nos hace sentir una gran satisfacción, porque uno lo estuvo ensayando y sabe desde donde salió cada cosa, quién hizo qué, y a un pibe le llegó esta frase. Es algo distinto a todo, qué bueno que alguien se sentó a escuchar el tema y pudo rescatarla", reflexionó.
Clandestino a nueve años de su creación, quiere dar el salto en la región. Por esa razón está buscando fechas en diferentes lugares para empezar a moverse.
"No hemos tocado mucho en Comodoro, siempre lo hemos hecho en Sarmiento -unas quince veces-, Caleta Olivia, Río Senguer; algunos festivales o encuentros motoqueros. Queremos arrancar una nueva etapa de darle un poco más de difusión a nuestro trabajo y darnos a conocer un poco más en Comodoro”, explicó el bajista.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico