Claudia Piñeiro contó cómo pasó al thriller con una novela emocionalmente dramática

La autora presentó "Una suerte pequeña" en el auditorio del Centro Cultural y relató por qué se convirtió en escritora después de haberse recibido como contadora pública. "Yo quería estudiar Sociología, pero la dictadura militar cerró todo este tipo de carreras", reveló.

En una de las actividades centrales de ayer durante la cuarta jornada de la Feria del Libro de Comodoro Rivadavia, la escritora Claudia Piñeiro presentó su última novela: "Una suerte pequeña". Fue en el auditorio del Centro Cultural ante un gran marco de público.
"La presentación de la novela es una excusa para venir a Comodoro, conocer la ciudad y también hablar de las otras novelas que he publicado", señaló.
La obra es un thriller donde su protagonista vuelve a su país después de veinte años, totalmente cambiada, porque no tiene más medios para sobrevivir, "pero, en realidad, viene a recuperar algo que perdió".
"En general mis novelas son catalogadas en el género policial o en el género negro. Esta novela tiene mucho suspenso e intriga familiar y en alguna medida hay algo de enigma porque la protagonista en sí es todo un enigma", detalló Piñeiro.
La escritora manifestó que sus libros por lo general no buscan plantear el tema de la feminidad como punto de referencia en cada una de sus historias, sino que "los personajes me aparecen en la cabeza y son ellos los que se plantean el tema de la feminidad por las situaciones que tienen que atravesar día tras día. Un ejemplo es 'Betibu' donde a la protagonista le pasan cosas que les pasan a las mujeres -como querer enamorarse o cocinarles a sus hijos- mientras debe tratar de encontrar un asesino. Las cosas se van dando mientras las escribo", aseguró.
"Incluso en todas mis novelas hay personajes principales femeninos, pero lo que cambia es el punto de vista porque trato de darle más importancia a lo que escribo entrelíneas", subrayó.

UN GIRO EN SU VIDA
Piñeiro también detalló cómo pasó de ser contadora pública a dedicarse de lleno a la escritura, pese a que siempre quiso estudiar una carrera vinculadas a las Ciencias Sociales.
"Yo quería estudiar Sociología, pero la dictadura militar cerró todo este tipo de carreras. Cuando terminé la secundaria tenía que decidir qué hacer y como mis padres habían estudiado Cencias Económicas me decidí por ser contadora".
"No me considero una contadora que pasó a ser escritora sino una escritora que se tomó un descanso para ser contadora. Yo siempre escribí, pero nunca me pensé como escritora porque no hay nadie vinculado al arte en mi familia, entonces cuando ponía todo sobre la balanza me veía escribiendo, pero haciéndolo paralelamente a mi trabajo", añadió.
La autora consideró que el primer paso para dedicarse de lleno a escribir se dio cuando envió una novela a un concurso literario en España sobre erotismo. "La novela tenía un argumento y cuando leí las condiciones del concurso me quería matar porque tuve que ir agregándole detalles eróticos para que pudiera ser parte del concurso", manifestó.
Los meses pasaron y Claudia no tenía respuestas sobre la devolución de su novela, a tal punto que consideró que el jurado la había descartado. "Me había resignado, pero un día me llamaron y me invitaron a España porque había quedado seleccionada entre los diez mejores. Yo no gané ese concurso, pero fue muy importante participar porque me abrió puertas para seguir estudiando guión o cómo escribir de diferentes maneras. Por eso es muy importante que si te gusta escribir nunca hay que bajar los brazos", aconsejó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico