Clausuraron un matadero por presencia de Escherichia Coli

La bacteria es la causante del síndrome urémico hemolítico e importantes alteraciones gastrointestinales, y fue detectada en los análisis de agua que efectuó la Municipalidad. El establecimiento fue inhabilitado ayer, e imposibilitado de comercializar el ganado faenado. Interviene ahora el juez de faltas, aunque el matadero deberá modificar sus tanques de agua y efectuar limpieza de ductos y cañerías para retomar la actividad.

El matadero "La Marcela", ubicado en la zona de El Trébol, es uno de los dos establecimientos de este tipo cuyos controles dependen de la Municipalidad de Comodoro. Categoría "C", trabaja con ganado ovino, vacuno y porcino que llega en pie para ser faenado e introducido al consumo local. Ayer quedaron intervenidas en la cámara del lugar 40 ovejas de 30 kg listas para la comercialización en frigoríficos, producto de la inhabilitación municipal luego de detectar presencia de Escherichia Coli en el agua.
El procedimiento se produjo con los resultados de laboratorio sobre los muestreos tomados con anterioridad. El matadero mantiene su reserva de agua en un tanque australiano sin aislamiento, donde se detectó la bacteria, de presencia habitual en el tracto intestinal en animales, pero causante de severas afecciones en el humano cuando consume carne sin cocción adecuada, o da inapropiada manipulación a los alimentos.
El agua contaminada se utilizaba para el lavado de los animales tras la faena. Ahora la producción no se puede comercializar mientras se aguarda la intervención del Juzgado de Faltas, que probablemente ordene el decomiso.

FALTA DE CUIDADO
Así lo explicó Daniel Campillay, subsecretario de Fiscalización, que encabezó el operativo, que había atravesado la instancia anterior de recolección de muestras de agua en el marco de los controles de rutina.
Agregó que de modo independiente de la resolución que tome el juez de faltas respecto de las sanciones del caso, para volver a operar "La Marcela" debe modificar su instalación de agua -una alternativa es el reemplazo por tanques industriales herméticos- y el lavado de cañerías y ductos. Una vez que se vuelva a analizar el agua y las muestras arrojen resultados normales, podrá levantarse la restricción impuesta ayer.
El establecimiento, propiedad de Agro el Trébol, permanece entonces con una medida equivalente a la clausura, que se repite en las últimas semanas en diversos comercios del rubro gastronómico, desde supermercados a panaderías.
"Los controles son fundamentales para mejorar la calidad de los alimentos que consumimos. Lo estamos haciendo muy adentro y encontramos anomalías por doquier" reveló Campillay en relación a los últimos operativos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico