Clausuraron un salón de eventos por fiesta erótica clandestina

Los asistentes a la fiesta creyeron que la llegada de uniformados formaba parte del show de stripper, pero la fiesta terminó en operativo. Se secuestraron unos 120 litros de bebidas alcohólicas, decenas de "sex toys" y se detectó la presencia de preservativos usados en el local.

Esta madrugada una inspección municipal con personal de Fiscalización y Secretaría de Seguridad intervino en un control de Habilitaciones en el salón del Circulo de Suboficiales del Ejército (Cirse) sito en la calle Güemes al 740. Allí se desarrollaba una fiesta privada que se promocionó a través de Facebook como: Fiesta erótica para solos y solas, "El cuarto de Grey".

A la llegada del personal de la Secretaría de Seguridad con apoyo de uniformados de la Seccional Primera, y funcionarios de Habilitaciones y Rentas, los concurrentes supusieron que todo formaba parte de las sorpresas que la fiesta tenía programadas, que incluía la presencia del "Negro de WhatsApp", sin embargo se prendieron las luces, se cortó la música y comenzó la identificación de los cerca de 70 asistentes que debieron despojarse de sus antifaces para responder a la requisitoria policial.

FIESTA.JPG

Consultado por la determinación de la clausura, el responsable de Fiscalización municipal, Daniel Campillay explicó a El Patagónico que al momento del control no había quién se hiciera responsable del evento y tampoco se presentó contrato para tal fin. Teniendo en cuenta que el salón no está habilitado para la venta de alcohol ni de productos sexuales se procedió a la clausura.

Se secuestró "una gran cantidad de bebidas alcohólicas – cerca de 120 litros de bebidas - y cajas de juguetes sexuales, esto no lo secuestramos, todo queda a disposición del Juzgado de Faltas que tiene a cargo el doctor Simunovich, que deberá resolver qué hacer con estos elementos", indicó el funcionario. Asimismo, comentó que en el predio del salón y dentro del mismo se hallaron preservativos usados, lo cual generó cierta sorpresa de parte del personal de control.

Otra irregularidad que fue detectada en el marco del evento es el trabajo de "boletería", las entradas que se otorgaban no contaban con sellado.

FIESTA CLANDESTINA

Para Campillay la organización del evento rozaba la clandestinidad porque si bien se trataba de un evento que fue difundido a través de redes sociales, se proponía que los concurrentes entreguen su número de DNI por una entrada sin datos precisos respecto a la dirección de donde se realizaría el evento, posiblemente para evitar tener que cumplir con los requisitos que exige el municipio local.

La propuesta en redes sociales advertía que había que asistir con antifaz como condición obligatoria: "habrá animación en vivo, shows eróticos, juegos para solteros o parejas, el sorte de dos habitaciones para un hotel alojamiento, sorteo de sex toys , dj en vivo, barra libre y quiosco erótico", invitaba. La frutilla del postre sería la presencia del "Negro de WhatsApp", que no ocurrió por la clausura temprana de la fiesta.

secretaria.jpg

Para acceder a un pase para la fiesta los hombres debían abonar 600 pesos, las mujeres 500 y las parejas 1000 pesos.

Este tipo de eventos, para el área de control municipal, exigen reforzar el pedido de colaboración de la población a través de las denuncias al 0800 dado que si bien en este caso no hubo que lamentar problemas porque se diagramó el operativo temprano para no tener que lidiar con personas alcoholizadas se pueden evitar problemas cumpliendo con la normativa que rige en la ciudad.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico