Comenzó el juicio contra el maestro de apoyo de la Escuela 83

El juicio oral contra el maestro de apoyo de la Escuela 83, Eduardo Marcelo Navarro, comenzó ayer en la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia y en la primera jornada declararon 6 testigos. En razón del delito, el debate se realiza a puertas cerradas. El hecho se calificó como abuso sexual simple y agravado por ser cometido por el encargado de la educación de la víctima.

A puertas cerradas por tratarse de un delito de instancia privada y contra la integridad sexual de una víctima menor de edad -8 años al momento del hecho-, se inició el juicio oral contra el maestro de apoyo de la Escuela 83, Eduardo Marcelo Navarro.
El debate está presidido por la juez penal, Gladys Olavarría, mientras que el Ministerio Público Fiscal lo representan el fiscal general, Martín Cárcamo, y la funcionaria Lorena Gárate.
Tras la presentación del caso, la juez tomó juramento a los seis testigos ofrecidos para la primera jornada y hoy continuarán las declaraciones.
Hay que recordar que el docente fue investigado por el abuso sexual de dos estudiantes menores de edad en una causa que a fines de mayo de 2015 conmocionó a la comunidad, aunque la causa avanzó con uno de los casos por decisión de las propias víctimas.
La investigación fue conducida por el fiscal general, Martín Cárcamo, quien fijó como pretensión punitiva en su acusación una pena que no sea menor a los 4 años y no exceda los 6 años de prisión. En ambos casos, de cumplimiento efectivo. De todas maneras hay que saber que el delito tiene una pena mínima de 3 años y una máxima de 10.

EL CASO
El caso de los alumnos abusados se conoció en mayo del año pasado cuando un grupo de padres autoconvocados denunció públicamente al docente de apoyo luego de que un padre sospechara del presunto abuso.
Es que un día antes, mientras ambos miraban televisión, el niño le dijo que el maestro le había enseñado que dos personas del mismo sexo podían quererse y vivir juntos. Eso le llamó la atención y comenzó a grabar con su teléfono lo que su hijo le estaba contando, diciendo el niño que el maestro le dibujó en el pizarrón un pene y que luego lo obligó a que lo acariciara.
Ante esta situación, el hombre realizó la denuncia en la Comisaría de la Mujer para que tomara intervención la Justicia. Al otro día se hizo público el caso, conociéndose días después una segunda denuncia.
Por los hechos denunciados, se separó de su cargo al docente y también al equipo directivo del establecimiento. Posteriormente, en un allanamiento en la casa del sospechoso se secuestró una computadora con videos pornográficos. A esto se sumaron los antecedentes de Navarro, quien en 2012 fue acusado de tener un "trato inadecuado" con alumnos y que ya en 2004 fue separado de su cargo, aunque inexplicablemente volvió a la actividad en 2008.
Todo esto, más los testimonios y otras pruebas que se tomaron en la causa, fueron decisivos para presentar la acusación formal y avanzar en la causa que ahora está siendo juzgada.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico