Comenzó el juicio por el homicidio del sereno José Luis González

Por el ilícito acontecido el pasado 25 de noviembre de 2015 en el predio de Hidráulica del Sur, del barrio Stella Maris, comenzó este lunes el debate oral y público que tiene como imputados a Juan Gómez y Pablo Levien.

El tribunal de debate fue integrado por Alejandro Soñis, Mariel Suárez y presidido por Gladys Olavarría, jueces penales; por el Ministerio público Fiscal se hizo presente Camila Banfi, fiscal general. La defensa de Gómez fue ejercida por Guillermo Iglesias, en tanto que la de Levien por Sergio Romero, ambos abogados particulares de los mismos.

En la fecha pudieron escucharse las teorías del caso de las partes y cinco testimonios de auxiliares de la justicia, expertos en Criminalística, que realizaron distintas pericias en el lugar del hecho. Para mañana se espera continuar con la recepción de la prueba testimonial.

En su teoría del caso la fiscal Banfi refirió que va a probar a lo largo del debate que Gómez y Levien son coautores del delito de "homicidio agravado por el uso de arma de fuego", una coautoría funcional ya que ambos efectuaron disparos contra el cuerpo de la víctima.

Por su parte el defensor de Levien adelantó que "no hay posibilidad" que su pupilo haya estado en el lugar del hecho, no se podrá probar esa situación. "Existe una incongruencia sobre cómo fue la mecánica del hecho" y a lo sumo se probará una "participación necesaria para él".

Seguidamente el defensor de Gómez planteó la teoría negativa del caso, que la fiscalía no va a poder probar su teoría del caso. "En el momento que se produce el hecho mi defendido no estaba allí, estaba en otro lugar", afirmó el defensor.

El primer testimonio fue el del oficial Cristian Cayún quien se refirió a la mecánica del hecho donde se encontraron dos impactos de proyectiles de arma de fuego en el tráiler, los cuales fueron disparados por el mismo arma de fuego que el que se recuperó de la cabeza de la víctima. Fuera del tráiler se halló un goteo hemático que conducía dos cuadras hasta una vivienda en el barrio Stella Maris. Allí se detuvo al imputado Gómez con una herida cortante en su mano izquierda y se secuestraron dos vainas servidas calibre 32 mm. Asimismo pericias genéticas de ADN dieron positivo para ambos imputados en el tráiler. Concluyendo que el único arma utilizada en el hecho fue un revolver, por la ausencia de vainas servidas en la escena del crimen. A su entender el disparo mortal lo realiza Gòmez, luego se lastima la mano y le pasa el arma a Levien, quién realiza dos disparos fallidos más.

Seguidamente se escuchó la palabra de un suboficial que realizó una reconstrucción animada en tres dimensiones del hecho, como también una planimetría y un informe fotográfico. Seguidamente otro integrante de Criminalística que realizó una profundización de la inspección del lugar del hecho y otra que efectuó una pericia balística que determinó el calibre de las vainas secuestradas. Por último una bioquímica se refirió al dermonitrotest, restos de pólvora, positivo en ambas manos del imputado Gómez.

EL CASO

Cabe recordar que según la investigación, Gómez y Levien ingresaron al predio del barrio Stella Maris donde estaba el tráiler en el que vivía el trabajador hacía dos meses. Según los indicios, el sereno estaba por cenar cuando Levien habría roto el vidrio de la ventana con uno de sus brazos y Gómez, introducido el arma de fuego para efectuar al menos tres disparos. Uno de los proyectiles dio en la cabeza de la víctima y le provocó la muerte a González por hemorragia cerebral. A primera hora de la mañana, cuando fue encontrado el cuerpo del sereno, los investigadores siguieron un reguero de sangre que los condujo hasta el portón del domicilio de Gómez.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico