Comenzó el juicio por el preso asesinado de 75 puñaladas en un pabellón

Juan Caros Agüero murió el 22 de marzo de 2014 en un pabellón de la Alcaidía Policial de Trelew tras recibir una brutal paliza que incluyó 75 puñaladas. Por ese crimen hay dos convictos imputados.

En la jornada de hoy comenzó el juicio para identificar a los responsables del brutal crimen de Juan Carlos Agüero. El preso se encontraba alojado en la Alcaidía Policial de Trelew por haber sido condenado por la muerte del doctor Jorge Morado en el barro Los Aromos ocurrida en diciembre de 2001.

Cabe señalar que por el asesinato de Agüero, ocurrido el 22 de marzo de 2014 en un pabellón después de una pelea que terminó con el preso con contusiones múltiples y 27 puñaladas en distintas parte del cuerpo, se imputó a dos convictos. Aunque todos los internos del pabellón 4 en principio fueron sometidos a proceso.

No obstante, Pablo Rivero fue imputado como coautor del delito de homicidio agravado por la alevosía. Y Miguel Ángel Sañanco, comenzó a ser juzgado por el delito de encubrimiento. Este último delito alcanzó a otros ocho encubridores: Sergio Adolfo Rivero, Guillermo Patricio Ávila, Miguel Ángel Sañanco, Nahuel Federico Santul, Néstor Fabián Riquelme, Diego Florentino Huenelaf, Julio Huentecoy, Nicolás Rafael Brizuela y Héctor Lastre, quien en ese momento estaban detenidos.

En este punto es importante destacar, que tanto Huentecoy como Ávila, fallecieron tiempo después en otra reyerta sangrienta en esa misma cárcel provincial.

RECOLECCIÓN DE PRUEBAS

A dos años del acontecimiento la fiscal María Tolomei, consiguió arrimar un importante caudal de elementos contundentes que ayudan a encaminar la pesquisa. Existen varios informes de ADN, uno de los cuales señala la existencia de restos pertenecientes a la víctima en las uñas de Pablo Rivero.

También hubo pericias sobre los numerosos objetos secuestrados en el pabellón, entre ellos dos hierros que habían sido arrojados al pozo de restos cloacales, y que coincidirían con el carácter de las principales heridas causantes de la muerte, en el corazón, hígado y pulmones.

Cabe recordar que de acuerdo a la fiscal, el cuerpo de Agüero fue envuelto en una frazada y así fue entregado por dos de los ahora imputados a un cabo en la antesala del locutorio de la Alcaidía. También se dio cuenta que quienes se encontraban allí detenidos llevaron adelante una intensa limpieza de la escena y tratar de ocultar las evidencias.

Cuando integrantes del área Criminalística pudieron ingresar en horas de la noche con el fin de inspeccionar el sitio, habían dañado los focos de iluminación, pudiéndose secuestrar, entre otras cosas, las zapatillas de varios detenidos, algunas aún mojadas y con manchas hemáticas.

La fiscalía solicitó además la prisión preventiva para todos los involucrados, argumentando sobre el riesgo de fuga, a partir que todos ellos se encuentran cumpliendo con diversas condenas, salvo el caso de Nahuel Santul, actualmente procesado y con prisión preventiva. Si bien la doctora Servent valoró este pedido fiscal, resolviendo la medida de coerción por el término de dos meses, pidió se eleve un oficio al juez de ejecución para que observe las situaciones de los encartados, debido a que algunos estaban gozando de beneficios, tales como salidas transitorias.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico