Comerciantes denuncian daños y hasta sexo de madrugada en galería San Martín

Algunos comerciantes de la histórica galería de San Martín al 200 ayer a la mañana le contaron a El Patagónico que por las madrugadas no son pocos los que orinan, defecan y hasta tienen sexo en el hall de entrada.

Ayer a la madrugada la Policía detuvo a un hombre por daños en la zapatería "Zarina", ubicada en la galería San Martín, donde algunos comerciantes denunciaron ante El Patagónico su hartazgo por tener que soportar los excrementos y el orín que los ebrios dejan en el hall de entrada del inmueble ubicado en San Martín 263.
Incluso uno de los comerciantes comentó que posee una cámara de seguridad en el lugar y que ha observado en reiteradas oportunidades a parejas teniendo sexo entre las puertas de ingreso.
Ayer a las 3 un joven identificado como Esteban Curna fue sorprendido por personal policial de la Seccional Primera cuando rompía el vidrio de la zapatería, ubicada en el ingreso a la galería. El sujeto quedó a disposición de la Oficina Judicial por daño.
Una de las empleadas del local realizó la denuncia en la comisaría y comentó a este diario que todas las semanas rompen algún vidrio del comercio. Apuntó contra los ebrios que se juntan a beber alcohol en las escaleras de la galería. A escasos metros del lugar funcionan bares y hasta un boliche, por lo que los comerciantes reclaman mayor presencia policial durante la tarde y madrugada, para evitar robos, daños y en general excesos de diversa índole.

CENTRO CULTURAL

Media hora después de que Curna fuese detenido por el daño en la galería San Martín, a las 3:30 el sereno del Centro Cultural logró sorprender esta vez a un joven que pateaba y rompía el vidrio de una ventana del edificio que da hacia el estacionamiento. Finalmente el sospechoso, identificado como Félix Alvarez, de 26 años, fue entregado a personal de la Seccional Primera.
Según informaron desde la comisaría del Centro, el detenido no tiene domicilio fijo y vive en situación de calle.
El viernes 25 de noviembre, a la madrugada, se había registrado el robo de una computadora en una de las oficinas del Centro Cultural. En esa ocasión el ladrón no fue identificado.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico