Comienzan los alegatos en el juicio al colectivero que mató a nene de 5 años

Pasajeros que iban en el colectivo y que declararon como testigos coincidieron en que el chofer "estaba nervioso" y relataron varias discusiones entre éste y los pasajeros por la velocidad a la que iba el colectivo y porque en una parada arrancó antes de que terminara de subir una mujer.

El juicio oral que se realiza a un colectivero que en 2010 atropelló y mató a Facundo Serrato, un nene de 5 años que iba con su madre y su hermanita caminando por el barrio porteño de Palermo, ingresará hoy en la etapa de alegatos, informaron fuentes judiciales.
La audiencia está prevista para las 14 en el Tribunal Oral en lo Criminal 4, ubicado en el sexto piso del Palacio de Tribunales, en Talcahuano 550 de la Capital Federal.
Primero está programado que alegue el fiscal Marcelo Saint Jean, luego el abogado de la querella que representa a la familia de la víctima, Germán Liotto y después el defensor del único imputado, Carlos Verón (35).
Verón llegó al debate procesado por "homicidio culposo agravado por conducción imprudente y lesiones culposas graves", por lo que en caso de condena enfrenta una pena de dos a cinco años de prisión.
"Quiero una condena ejemplar, una pena de cumplimiento efectivo, porque él está en libertad y hace ya cinco años que ocurrió esto. Los tiempos son muy largos", dijo a Télam Gustavo Serrato, padre de Facundo.
Cuando comenzó el juicio, el 20 de octubre, el tribunal, integrado por los jueces Julio Báez, Ivana Bloch y Armando Chamot, escuchó el descargo del imputado y luego declararon los testigos en diferentes jornadas.
El accidente ocurrió el 20 de julio de 2010 cuando Cecilia García Otero, entonces de 35 años, junto con sus hijos Facundo, de 5, y Eugenia, de 2 meses, se dirigía a buscar a su marido.
Al cruzar la calle Honduras por la senda peatonal y con el semáforo a su favor, en la esquina con la avenida Scalabrini Ortiz los tres fueron arrollados por el interno 58 de la línea 15, que manejaba Verón.
Al declarar en el juicio, el conductor reconoció que ese día decidió desviarse del recorrido habitual porque "había mucho tránsito" y que dobló por Honduras en lugar de continuar por la avenida, pero aseguró que no vio a la familia.
Sin embargo, los testigos aseguraron que el chofer iba por el medio de Scalabrini Ortiz y cambió rápidamente de carril para poder girar a la derecha antes de que cambiara el semáforo.
"El dijo en el juicio que sentía mucho todo lo que pasó, que también tenía una hija, pero yo la verdad no le creo. Tiene una actitud muy soberbia", sostuvo el papá de Facundo.
Como consecuencia de la maniobra de Verón, el niño murió en el lugar, mientras que su madre sufrió fracturas en una pierna y su cadera y rotura de ligamentos cruzados.
La beba presentó una fractura en el cráneo y estuvo internada durante 15 días en el Sanatorio Mitre en terapia intensiva, mientras que Cecilia estuvo alrededor de 4 meses hospitalizada y fue sometida a 17 operaciones.
Actualmente, la nena se encuentra bien, mientras que su madre quedó con secuelas para caminar, ya que no tiene flexibilidad en las rodillas.
El chofer estuvo dos meses detenido por este caso debido a que el juez Federico Salvá consideró que el hecho se enmarcaba dentro de un "homicidio con dolo eventual", pero luego la Cámara del Crimen lo excarceló al bajar la calificación a "homicidio culposo".
En el juicio, declararon varios testigos que estaban a bordo del colectivo ese día y fueron consultados sobre la forma de manejo del chofer previo al hecho.
Todos coincidieron en que Verón "estaba nervioso" y relataron varias discusiones entre éste y los pasajeros por la velocidad a la que iba el colectivo y porque en una parada arrancó antes de que terminara de subir una mujer.
Además, afirmaron que el conductor tenía la capucha de un buzo colocada mientras manejaba, lo cual le quitaba visión, y que mandaba mensajes con celular.
Con respecto al momento del impacto, una de las testigos dijo que se sintió un ruido "como si hubiese pasado arriba de algo" y otra lo comparó con "pasar por un lomo de burro".
Indicaron, también, que luego del accidente y desde afuera del vehículo varias personas le pidieron a Verón que no moviera el colectivo por los heridos y que, sin embargo, el imputado dio marcha atrás, lo cual hizo que se aplastara aún más la pierna de Cecilia.
Un representante de la empresa de colectivos explicó que los choferes tienen prohibido cambiar el recorrido, a menos que un inspector se los indique personalmente, lo cual no ocurrió en este caso.
El juicio incluyó una reconstrucción del hecho, que se realizó el 10 de noviembre, durante la cual los jueces le pidieron a Verón que explicara algunas cuestiones y señalara adónde habían quedado los cuerpos.
En ese mismo lugar, desde el día en que murió Facundo, hay sobre el asfalto una estrella amarilla que lo recuerda y que todos los meses su papá se encarga de que esté bien pintada.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico