¿Cómo es por dentro el avión más grande del mundo?

No pasa desapercibido en ninguna terminal del mundo. Tan gigantesco en sus proporciones como suave es su forma de desplazarse en pista, es tal su envergadura que no todos los aeropuertos están preparados para recibirlo.

Todos los A380, sean de la compañía que sean, reparten su espacio en dos pisos. En el de abajo, se ubican los asientos de clase turista mientras que en el piso superior, al que se accede por una escalera que parece conducir al mismo cielo, se reparten las cabinas privadas de primer clase y los asientos cama de Business.
Con una pantalla de 19 pulgadas permite sumergirse en todas las posibilidades que ofrece el sistema de entretenimiento de abordo, que es el más premiado del mundo y que cuenta con 2500 canales en los que no faltan los últimos y más sonados estrenos de cine así como una selección amplísima de series, documentales y juegos. También se puede navegar por internet con el wifi de alta velocidad con que cuenta el avión.
El espacio personal es particularmente amplio y confortable con un asiento que se convierte en una cama. Para los pasajeros de primera clase, sus cabinas individuales se convierten en espacios que se blindan al resto del pasaje para garantizar su máxima privacidad. En estas suites hay también un mini bar privado con refrescos, además de amenities de la exclusiva marca Temple Spa. Por si fuera poco, en primera clase pueden pasar por el spa del avión y darse una ducha en las alturas mimando su piel con productos de Bvlgari.
Sin embargo, lo más espectacular de todo es el bar a bordo que funciona como punto de encuentro de los pasajeros de las dos clases superiores.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico