Cómo hizo Holanda para convertirse en el primer país sin perros callejeros

Holanda, es uno de los países que tomó la delantera en iniciativas para poder terminar con la problemática de los perros abandonados. Tras implementar una serie de medidas se convirtió en el primer país sin perros callejeros.

En el siglo XIX, la cantidad de perros que había en Holanda era de las mayores de Europa, lo que trajo como consecuencia un preocupante brote de rabia entre la población que, sumado a las escasas medidas higiénicas de la época, terminó siendo una de las principales causas de mortalidad de la zona. La población empezó a abandonar a sus mascotas ante el miedo de una posible pandemia.

A esto se le sumó una tendencia común en los últimos años en la población, que es la de abandonar a los perros que no son de raza. Llegó un momento en que los animales callejeros empezaron a poblar masivamente las calles hasta niveles preocupantes y el Gobierno holandés decidió tomar cartas en el asunto.

Asumió los costos de las castraciones y organizó campañas masivas para esterilizar a las mascotas de forma gratuita. También creó una de las leyes más duras de Europa en este ámbito ya que las multas por abandono y maltrato pueden llegar a superar los 16.000 euros (unos 270 mil pesos) e incluso pueden terminar en una pena de cárcel de 3 años, en el mejor de los casos; así lo indicó La Vanguardia.

Otra de las medidas destacadas tomadas por le Gobierno de Holanda fue la de establecer altos impuestos en las compras de perros de raza, así se consiguió desalentar el negocio alrededor de la vida animal y fomentar a quienes realmente deseaban la compañía de un amigo canino. Lo han logrado y ahora son todo un ejemplo para el mundo.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico