Cómo planificar tu embarazo

Si pensás tener un bebé lo mejor es que lo planifiques y consultes con un médico. Así, vas a poder prepararte de la mejor manera para la concepción y la gestación. Además, se podrán prever, y muchas veces evitar, distintos problemas de salud.

La primera recomendación es visitar a un profesional de la salud para que evalúe si es necesario tomar alguna precaución especial antes de buscar un hijo/a, incluso si vos y tu pareja no tienen motivos para prever un problema. En la consulta, te preguntarán si estás tomando algún remedio, si tenés alguna enfermedad, cómo fueron tus embarazos anteriores (si los tuviste) y los antecedentes familiares de ambos.
Algunas parejas pueden tener un riesgo genético aumentado, y es importante que lo sepan a tiempo para hacer consultas especializadas.
Esta consulta es muy necesaria porque te permite conocer tu estado de salud, modificar los hábitos que pueden ser perjudiciales y hacer los tratamientos necesarios.
Recibirás valiosa información sobre salud reproductiva para que puedas tomar decisiones adecuadas; sobre todo, para planificar el momento, la cantidad de embarazos y el tiempo transcurrido entre ellos (ya que es recomendable esperar un mínimo de 2 años entre un embarazo y otro).
Te pedirán análisis para evaluar tu estado general de salud y te indicarán exámenes de rutina para la detección del cáncer de cuello de útero y mamario. Este momento es ideal para que vos y tu pareja puedan plantear todas sus dudas y conocer las nuevas necesidades y cuidados que implicará esta nueva etapa, según indicaciones del Ministerio de Salud de la Nación,
VACUNATE
El equipo de salud verificará si tu esquema de vacunación está completo. Hay vacunas que no se pueden aplicar durante el embarazo, pero sí antes o después, que te protegerán a vos y a tu bebé de diversas enfermedades.
TOMA ACIDO FOLICO
El ácido fólico es una vitamina que necesitás recibir aunque te estés alimentando adecuadamente. Se toma en comprimidos desde al menos un mes antes de buscar el embarazo y durante los primeros tres meses de la gestación. Ayuda principalmente al desarrollo del cerebro y la columna del bebé, y contribuye a prevenir más de la mitad de los casos de espina bífida y otros defectos de cierre del tubo neural. Después del 3° mes de embarazo, el ácido fólico está indicado para prevenir algunos tipos de anemia. También puede ser necesario, de acuerdo con los resultados de tus análisis, el suplemento de hierro para el tratamiento de la anemia.
EVITA AUTOMEDICARTE Y CONSUMIR TABACO, ALCOHOL Y DROGAS
Tabaco: es fundamental evitar no solo el consumo, sino también los ambientes con humo. Para eso es importante el apoyo de las personas que viven con vos. Una casa libre de humo es saludable para todos los que la habitan y, fundamentalmente, para el futuro bebé. El hábito de fumar y el consumo pasivo pueden ocasionar dificultades para lograr la concepción, problemas durante el embarazo y en el desarrollo del bebé, entre otros inconvenientes para la salud.
Alcohol: es importante que durante esta etapa evites tomar alcohol; aunque sea en cantidades pequeñas, porque puede afectar la salud del niño por venir y causar problemas durante el embarazo.
Drogas y medicación: tené en cuenta que tomar cualquier droga, aunque sean dosis mínimas o cada tanto, pone en peligro tu salud. Si consumís drogas, ya sea con frecuencia o esporádicamente, tendrás que dejarlas y, si es necesario, empezá un tratamiento para abandonarlas antes de quedar embarazada. Pedí orientación al equipo de salud. La indicación de un medicamento siempre debe ser bajo receta médica. Si tomás alguna medicación, deberás hacérselo saber al equipo de salud: ellos te indicarán si es segura en esta etapa.
EL DERECHO
A SER PADRES
Recordá que tanto vos como tu pareja tienen derecho a decidir si quieren tener hijos o no, cuántos desean tener y cuándo; y a recibir gratuitamente el asesoramiento que necesiten para tomar estas decisiones, así como los métodos anticonceptivos que elijan de acuerdo a las necesidades.
Si por algún motivo no podés ser madre o padre por medios naturales, podés acceder a las prestaciones de reproducción médicamente asistida sin discriminación de tu estado civil o tu orientación sexual.
La Ley 26862 te garantiza el acceso a las técnicas y los procedimientos de reproducción médicamente asistida cualquiera sea el tipo de cobertura de salud que tengas, tanto si te atendés en el sistema de salud público como si tenés obra social o medicina prepaga. El único requisito para acceder a dichos tratamientos es que seas mayor de edad.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico