Cómo se cometió el crimen, según los investigadores

La siguiente es la principal hipótesis de los investigadores judiciales acerca de cómo fue cometido el doble crimen de Sabrina Martín y su hijo Ian, de 3 años, en su casa de la localidad bonaerense de El Palomar:
-Los homicidios se consumaron entre las 0.27, cuando Sabrina (24) envió desde su teléfono celular un último mensaje de Whatsapp a una amiga, y las 3.07, momento en que el novio de la joven llamó al 911 alertando sobre el hallazgo de los cuerpos. Esta franja horaria coincide con los resultados de las autopsias que estimaron la data de la muerte de ambas víctimas alrededor de las 2.
-En ese lapso, el asesino entró a la casa donde cometió el doble crimen con llaves de la puerta principal, las cuales Sabrina guardaba en el buzón de la parte delantera del inmueble y que hasta ayer no habían sido halladas por los pesquisas. Para los investigadores éste es un elemento de cargo en la acusación que pesa sobre el detenido Enrique Alcaraz (26) ya que el sospechoso tenía conocimiento de dónde se guardaban esas llaves.
-Una vez dentro de la vivienda, el agresor se dirigió a la habitación del fondo donde Sabrina dormía sola y la atacó con un cuchillo que se cree tomó de la cocina (la vaina quedó en la vivienda y el cuchillo correspondiente a la misma fue secuestrado en poder de Alcaraz en Junín). Y de acuerdo a los forenses, la mujer se resistió ya que presentaba lesiones de defensa en los dedos.
-Tras matar a la mujer de nueve cuchilladas, el asesino pasó nuevamente por la cocina y abrió las llaves de gas de las hornallas con la presunta intención de asegurarse de producir las muertes de sus víctimas o simplemente para provocar más daño.
-Luego se dirigió a la segunda habitación, ubicada más adelante del pasillo que comunica los distintos ambientes y en el que dormía Ian y su hermana Mía en sendas camas colocadas una al lado de la otra.
-Allí, el asesino mató al niño de 19 cuchilladas y lo dejó cubierto con frazadas, fuera del alcance de la simple vista, tras lo cual se dirigió al baño a limpiarse la sangre aunque para los investigadores quedaron algunos rastros hemáticos tanto en el cuchillo como en ropas que se le incautaron al imputado.
-Los pesquisas creen que Mía no se despertó mientras se cometieron los crímenes, ya que el homicida la dejó sola en la habitación con el cadáver de Ian mientras se lavaba en el baño; sin embargo, esto se determinará cuando la niña declare mediante el sistema de la Cámara Gesell.
-Finalmente, el asesino regresó a la habitación de los niños, armó un bolso con ropa de Mía y se llevó a esta niña en brazos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico