Cómo sentirse mejor durante la menstruación

Debido a los cambios hormonales que sufrimos las mujeres durante el ciclo menstrual, podemos llegar a aumentar de peso los días anteriores a la llegada de la regla, esto es debido a la retención de líquidos que se produce en nuestro cuerpo haciendo que nos sintamos hinchadas como un globo. Las hormonas ‘ordenan’ a nuestro organismo que retenga líquido hasta que finalice nuestra menstruación.

Este síntoma del Síndrome Premenstrual (SPM) puede estar presente durante toda la vida de la mujer, pero sí es cierto que es más común en las mujeres jóvenes, hasta los 35 años. No podemos deshacernos del SPM, pero sí podemos llevar una serie de hábitos de vida que nos ayudarán a hacerlo más llevadero.
La fibra reduce los niveles de hormonas por lo que es conveniente consumir alimentos que la contengan, los vegetales, los cereales y la fruta son una buena opción. Beber gran cantidad de agua hace que vayamos más al baño y expulsemos el líquido almacenado en el cuerpo. No hay que dejar de beber agua por retención de líquidos, sino al contrario, cuanto más bebamos, más liberaremos.
Conviene hacer varias comidas al día de pequeñas cantidades, en lugar de pocas y copiosas, no ayudará a sentirnos más ligeras a la vez que las digestiones serán más fáciles. La sal es amiga de la retención de líquidos, es preferible evitarla en la medida de lo posible en las comidas, especialmente durante estos días.
El azúcar, las grasas y los almidones también son elementos a eliminar en nuestra dieta si queremos disminuir nuestra hinchazón. Determinados anticonceptivos orales contribuyen a la retención de líquidos, si hemos notado este síntoma al empezar el tratamiento, deberemos acudir al ginecólogo para que nos los cambie y elegir el que mejor se adecúe a nuestro organismo.
Realizar ejercicio físico siempre es recomendable y más en este caso para sentirnos más ligeras y ayudar a la expulsión de los líquidos que hay en nuestro cuerpo. La inactividad tendrá un efecto negativo y aumentará nuestro malestar.

Fuente:


Las Más Leídas del Patagónico