Cómo vivir sin luz, gas y agua

Gabriela es una vecina de barrio Juan XXIII, más precisamente en la calle Carrero Patagónico, una de las más afectadas por el temporal, ella asegura que no cuenta con ningún servicio y que "de a poco se hace lo que se puede".

El primer temporal que inició el 29 de marzo Gabriel lo vio pasar desde adentro de su casa "no nos afectó mucho la verdad, estuvimos tranquilos y vimos como pasaba todo por delante de nuestros ojos, estábamos tranquilos porque nunca nos había pasado nada, solo tuvimos que sacar un poco de barro del patio".

Lo que no se esperaba era que la segunda ola de intensas lluvias que comenzó el 6 de abril los dejara casi con lo puesto "nos tuvieron que rescatar en gomones, se nos inundó la casa, el auto que me compré y retiré 0 km hace un mes quedó lleno de barro hasta la mitad, todavía no pude solucionar ese tema".

Según detalló la vecina no cuentan con ningún servicio "luz y agua no tenemos desde ese día (6 de abril) y el gas lo tuvimos que cortar porque todas las cañerías se llenaron de lodo, estamos de a poco limpiándolas, cuesta plata todo, en la casa siempre alguien se queda porque están robando mucho en la zona, pero se hace difícil por el frío, la humedad y las enfermedades que se pueden contraer, el barro es todo cloacas, a nosotros se nos hace un reflujo constante y cada dos por tres se nos vuelve inundar adentro".

Gabriela que vive junto a sus padres y su hijo pide máquinas "no pido que empiecen por mi calle exclusivamente, pero que alguien entre por Manuela Pedraza por le menos e ir desagotando, ahora estoy viviendo en una casa prestada y voy a limpiar a la mañana y después de salir del trabajo, mi hijo me pregunta por sus juguetes y quiere dormir en su cama, por suerte tenemos algo de plata y podemos costear algunos arreglos, ni me imagino la gente que no puede hacerlo, me da mucha tristeza todo esto que pasa, la falta de respuestas y la poca comunicación con los vecinos del barrio de parte de las autoridades es lo que más duele".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico