Comodoro despide a uno de sus médicos más emblemáticos

Colegas, amigos y pacientes le dicen adiós al reconocido cirujano generalista Ricardo Luis Pettinari. El velatorio se llevará a cabo hoy a partir de las 12 en la sala de la SCPL ubicada en la avenida Yrigoyen.

El Sanatorio La Española ya no será el mismo. La institución le dice adiós a un médico con todas las letras como lo era Ricardo Luis Pettinari.
Los trabajadores del centro asistencial de la Asociación Española afirman que la serenidad y las sonrisas que se escondían tras su inconfundible delantal blanco es un recuerdo que jamás olvidarán.
En los pasillos del recinto se repiten palabras de reconocimiento hacia su trayectoria. "Yo lo conocí cuando recién empecé a trabajar acá. Recuerdo que siempre estaba presente cuando nosotros lo necesitábamos", rememoraba ayer una de las enfermeras que estaba a punto de ingresar a trabajar en la sala de Terapia Intensiva, donde Pettinari paso gran parte de su vida.
El carácter de anónimo de los trabajadores no es un síntoma de vergüenza frente al micrófono, sino un simple homenaje a un hombre que dedicó su vida a trabajar por el bien de los demás sin sentir la necesidad de subirse sobre su ego.
"Jamás fue un médico egocéntrico. Al contrario, nunca conocí un profesional que se disculpara, que tenga la templanza de pedir disculpas a cualquiera de sus compañeros", recordó otra de las enfermeras.
Humildad y dedicación fueron las banderas de un hombre, que aún con 65 años seguía operando a los más necesitados. Por sus manos, pasaron infinidad de pacientes que ayer volcaron sus palabras de pesar y agradecimientos en las redes sociales.
Otros se tomaron la molestia para acercarle sus saludos en un mural que está montado en la Asociación Española. "Es una forma de dejarle mi gratitud a una hermosa persona que le salvó la vida a mi marido cuando nadie quería operarlo por no poseer obra social", manifestó Claudia Mayorga, emocionada al recordar el trato que tuvo "el doctor" con su familia.

UN SEGUNDO PADRE
Compañeros y amigos del Sanatorio La Española y el Hospital Regional coinciden que en Ricardo Pettinari encontraron un compañero que se convirtió en maestro para ser parte de la familia de cada uno de ellos.
"El Tano" como le gustaba que le dijeran, acompañó a decenas de médicos que se formaron en Comodoro Rivadavia.
Una de las personas que más estuvo a su lado fue el doctor Enrique Klingler. A discípulo y maestro, se los podía ver siempre juntos en los pasillos de cualquier hospital. "Me enseñaste desde cepillarme las manos hasta reparar una vía biliar, pero lo más importante es lo que me enseñaste como papá... Sabés que fuiste mi segundo papá, te lo dije infinidad de veces... Va a ser difícil. Pero no voy a abandonar nunca el camino que iniciaste", escribió Klingler desde el dolor.
"Realmente fue como un padre para muchos porque lo que transmitía Pettinari cuando ingresaba a cualquier lugar era alegría, contención y amistad. No lo recuerdo con mala cara o sin ganas de trabajar", rescata el doctor Héctor Azcona.
Mientras, Eloy García compañero y amigo de Pettinari desde sus primeros años en Comodoro Rivadavia destacó que esta ciudad sufrirá una gran pérdida no sólo desde lo profesional sino desde lo humano. "Se nos fue un grande. Una de esas personas que te ayudaba aunque tuviera que pagar él mismo el coste de la operación. Se me fue un amigo", lamentó García.

EL ULTIMO ADIOS
Los familiares, amigos y comunidad en general podrán darle último adiós hoy, a partir de las 12 hasta las 17, en la sala velatoria de la Sociedad Cooperativa Popular Limitada en Yrigoyen 361. En el lugar no se recibirán ofrendas florales, pero se realizará una donación en conjunto para el Hospital Regional. Asimismo, en las primeras horas de la mañana sus restos serán cremados para ser esparcidos en ese centro asistencial.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico