Comodoro homenajeó a Próspero Palazzo, el primer mártir de la aviación argentina

Una jornada histórica vivió ayer el barrio de la zona norte de Comodoro Rivadavia que lleva el nombre del aviador. Fue al evocar parte de la historia de algunos de sus vecinos más destacados, como lo fueron Próspero y Vito Palazzo. En la Escuela 722 se realizó un homenaje que contó con la participación de la viuda de Vito, Lelia Verdinelli. También asistió Marcelo Simeoni, el único socio fundador del Aeroclub de Comodoro Rivadavia que está vivo. También se impusieron los nombres de Juan Víctor Escalante y Francisca Zbirka a dos calles, en reconocimiento a la incansable labor de estos pioneros.

Ayer se cumplieron 81 años del primer trágico accidente que sufrió la aviación argentina por lo que Comodoro Rivadavia rindió homenaje a los pioneros de la aeronavegación en esta región: los hermanos Próspero y Vito Palazzo.
El acto se llevó a cabo en el gimnasio de la Escuela 722 y fue impulsado por el Aeroclub, fundado por Próspero Palazzo. La ceremonia contó con la participación de Lelia Nelly Verdinelli de Palazzo, la viuda de Vito, y de Marcelo Simeoni, el único socio fundador vivo del Aeroclub de Comodoro Rivadavia.
El vicegobernador Mariano Arcioni también participó de la convocatoria junto al presidente de la institución aérea, Luis Oller; al periodista Angel Sánchez y al historiador Pablo Arbeletche.
Los estudiantes de tercer año de la Escuela 722 realizaron un trabajo alusivo a la historia del barrio bajo la consigna "No se puede querer lo que no se conoce", una de las frases más recurrentes que utilizaba Próspero.
En este sentido, el vicegobernador resaltó la historia del primer mártir de la aviación argentina. “La tragedia tuvo un espíritu de sacrificio, de esfuerzo y solidaridad por sobre todo ya que Palazzo sabía que las cartas que transportaba eran muy esperadas, en aquellos tiempos. Se esforzó y quiso cumplir con su deber”, sostuvo.
Arcioni también recordó que el aviador se había formado en Tucumán y que debido a su grado de dedicación fue becado para poder recibir su licencia. “Con esa formación quiso lo mismo para Comodoro Rivadavia. Con la falta de comunicación que había en la región, el Aeroclub servía para acercar a los pobladores y siempre tuvo un fin social. Eso fue lo que siempre quiso Palazzo. Es un honor que un barrio de Comodoro lleve su nombre”, destacó.

"UN APASIONADO"

Otro de los oradores fue el investigador trelewense Pablo Arbeletche, quien trazó una pequeña reseña sobre la gesta de Próspero Palazzo junto a su hermano Vito.
“Próspero fue el primer mártir de la aviación chubutense y el primer mártir de la aviación argentina y eso es algo que es parte de la rica historia de nuestra región y de nuestro país”, indicó.
Además, el historiador resaltó que el legado de los hermanos Palazzo llegó a las aulas de las instituciones y se puede ver reflejado en el compromiso que muestran los más pequeños con el barrio.
“Voló con gente muy conocida a nivel mundial como el propio Antoine de Saint Exúpery identificado en el ámbito de la literatura por su obra 'El Principito' y también lo hizo con Jean Marmoix en un vuelo inaugural de Aeroposta a Comodoro. Próspero logró proyectarse hacia su espacio físico, sus semejantes y el universo”, subrayó.
“Nos deja muchos valores como la tenacidad, la templanza y el coraje. Siempre con su hermano solían analizar y discutir lo que pasaba en los accidentes. Eran precavidos. Ese día fatal todo estaba chequeado, pero la desgracia golpeó la puerta”, sostuvo. Y destacó un gesto quizás poco conocido: que a pesar del accidente, la saca de correspondencia que traía en su avión finalmente fue repartida.
En el cierre de las actividades se depositó una ofrenda floral en el monolito alusivo a la figura del aviador.
Asimismo, se impusieron los nombres de Juan Víctor Escalante y Francisca Zbirka a dos calles del barrio, en reconocimiento a la incansable labor de estos pioneros.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico