Comodoro marcha por Vanesa Farías

La Multisectorial de Mujeres de Comodoro Rivadavia organizó para hoy a las 18 una marcha por las calles de la ciudad exigiendo justicia por Daniela Vanesa Farías y en reclamo de una ley u ordenanza de emergencia que permita prevenir mejor la violencia de género. Horacio Fabián Atay, en tanto, continúa prófugo y su pedido de captura es internacional.

Hoy a las 18, desde la plaza de la Escuela 83, la población de Comodoro Rivadavia marchará por Daniela Vanesa Farias (38), madre de tres hijos y que al momento de ser asesinada por su ex pareja estaba embarazada de dos meses, tal como publicó de manera exclusiva ayer El Patagónico.
La muerte de Farias conmociona a toda la población y al país entero que se hace eco nuevamente del pedido de "Ni una menos". Su hermana, Mariela, que se comprometió a estar presente en la movilización organizada por la Multisectorial de Mujeres de Comodoro Rivadavia, pide justicia y exige que Horacio Fabián Atay (43) sea capturado.
El homicida cumple hoy una semana prófugo y ya tiene recomendada una captura internacional ante la posibilidad de que hubiera cruzado la frontera hacia Chile. El último dato al que accedieron los investigadores era que habría cambiado su vehículo Sandero Stepway para escapar hacia Santa Cruz con la ayuda de un amigo.

SEIS AÑOS DE DENUNCIAS
Los antecedentes de violencia de género que sufría Farías son de 2010. Después de que se animó a denunciar en reiteradas oportunidades a Atay, padre de sus tres hijos, se fue a vivir a la casa de sus padres. En esa vivienda de Saavedra al 200 era acechada por el asesino, quien fingiendo ser policía tomaba nota de sus pasos. El hombre tenía una prohibición de acercamiento que había vencido a fin de 2015.
Según una de las denuncias, Atay hasta le había arrojado en una oportunidad a uno de sus hijos un gas paralizante en el rostro, demostrando cuán lejos podía llegar con su violencia.
Sin prever la tragedia que ocurriría horas más tarde, el miércoles pasado Atay visitó a sus hijos de acuerdo al régimen de la Justicia y los dejó en casa de su ex pareja a las 18.
Cinco horas y media más tarde tuvo lugar el salvaje episodio. Fue cuando Vanesa salió a comprar junto a su nueva pareja, Guillermo C, y el menor de sus tres hijos, de 3 años. Atay primero neutralizó al hombre que intentó defenderla y luego atacó con un elemento cortante a la mujer en todo el cuerpo.
Vanesa intentó defenderse y recibió heridas en los brazos. Cuando intentó escapar, recibió un corte en la nuca. Después sufrió puntazos a la altura de la glándula mamaria y el corazón, como así también en el rostro. Murió casi 48 horas después.
El arma utilizada en el ataque no fue hallada, pero se presume que es una especie de cúter, con una hoja filosa y puntiaguda. Según los testimonios, siempre la llevaba en su vehículo. Decía que era por razones de seguridad.
Esa misma noche Atay dejó de ser visto por los lugares que frecuentaba y hasta el momento no fue hallado. La Policía allanó domicilios ubicados en el barrio Abel Amaya de esta ciudad y en otros de Las Heras y Puerto Deseado, donde tiene familiares.
Su foto fue distribuida por su hijo mayor que prefirió llamarlo "papá" entre comillas y que pidió que rápidamente se lo detuviera. A Atay le cabría la pena máxima de prisión perpetua, sin la posibilidad de invocar atenuantes por la violencia de género exhibida.
Según los que la conocían, Vanesa era una mujer que vivía para sus hijos de 15, 13 y 3 años. Trabajaba como empleada de limpieza para una empresa que prestaba servicios en el hotel del Círculo de Suboficiales del Ejército Argentino (CIRSE).
El titular de este organismo, Fabián Sivila, le comentó ayer a El Patagónico que la mujer cubría unas vacaciones de otra empleada y trabajaba también durante los fines de semana en el aseo de las habitaciones. Era dedicada en su trabajo y muy atenta con todo el personal.
LA MARCHA
El lunes la Multisectorial de Mujeres emitió un comunicado en el que exigen justicia por el caso de Vanesa Farías y piden que se instrumente una ley u ordenanza de emergencia en violencia de género que garantice el presupuesto para fortalecer los programas de prevención.
Para la Multisectorial, esto es fundamental frente "a la falta de personal y la gran demanda que debe atender el programa de género municipal, así como el desmantelamiento que sufre el Servicio de Protección de derechos de Niñez, Adolescencia y Familia".
Tras resaltar que "vemos que cualquier medida de prevención y asistencia llega tarde", reclamaron que se condene a Atay por femicidio y solicitan al estado provincial y municipal "prevenir, asistir y erradicar la violencia de género y que se quite las responsabilidades parentales a los violentos o femicidas hacia los hijos de la víctima ante situaciones de maltrato".
Piden que todas las comisarías estén preparadas con personal especializado para atender a las mujeres en peligro y que todas las instituciones sociales, políticas, policiales y judiciales activen dispositivos necesarios para atender integralmente a las personas en riesgo y vulnerabilidad.
"El municipio y el Concejo Deliberante aún no han dado ningún tipo de respuestas", acusaron.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico