Comodoro RC dio la vuelta en el torneo Preparación

El "Coirón" se hizo fuerte en su campo de juego de Astra y terminó coronándose campeón invicto de la "Copa Eduardo Ibáñez" que organizó la Unión Austral. En las categorías formativas, en M-16 el título quedó para Deportivo Portugués y en M-17 para Comodoro RC.

Comodoro RC derrotó en la tarde de ayer a Chenque RC por 13-7 y de esa manera se coronó campeón invicto del torneo Preparación de Primera división "Copa Eduardo Ibáñez" que organizó la Unión de Rugby Austral.
En un partido con un segundo tiempo dramático y donde Chenque no supo aprovechar sus momentos, el conjunto de Astra ganó la final de la Copa "Eduardo Ibáñez" por 13 a 7. El conjunto dirigido por Luis Cisneros mostró temperamento en los momentos adversos y fue un justo ganador. En la categoría Menores de 16 años el campeón fue Deportivo Portugués, mientras que en la M-17 también se coronó Comodoro RC.
El duelo arrancó parejo y, aunque no sopló mucho, el viento se hizo presente en Kilómetro 20. El viento fue determinante para que el juego se haga cerrado, ya que cuando ambos abrían la guinda había imprecisiones en el traslado. El local intentó hacerse fuerte con el juego de su pack pero chocaba ante una férrea defensa del equipo de El Trébol, que prefería darle juego a sus backs y despejaba con el pie la pelota de sus 22 metros cuando Comodoro se asomaba. Ambos abusaron de las infracciones y el cotejo se tornó muy parado. También los dos tuvieron la posibilidad de abrir el marcador con el pie pero recién a los 30m de la primera etapa llegarían los primeros puntos. La jugada vino desde un penal que cometió Chenque y que lo dejaría con un jugador menos por reiteración de infracciones. Comodoro fue al line y con un gran maul entró al ingoal y apoyó el try con Javier Romero. Después siguió embistiendo con los "gordos" pero no consiguió aumentar la diferencia. La mejor jugada del primer tiempo la mostró Chenque, con una contra encabezada por Malcom Paz y continuada por Maximiliano Ortega, que se cortó pero fue detenido pocos metros antes de llegar a la conquista. Se fue al descanso el campeón ganando 5 a 0.
El complemento tuve tintes dramáticos, de confusión y cualquiera de los dos pudo haberse quedado con la victoria. La diferencia fue el aprovechamiento de las circunstancias. En el scrum fue mejor Chenque y Comodoro contó con un line más sólido, más allá de que el viento complicó los lanzamientos. Además, se hizo muy parado por las continuas infracciones de ambos. Sobre los 18m recién se alteró el tanteador con un penal de Gustavo Giménez, que le daba al local una diferencia mayor al try convertido. Ahí comenzaron la seguidilla de amarillas para el local (cuatro en total), que jugó alrededor de quince minutos con tres hombres menos. La visita descontó con un ataque explosivo de Maximiliano Ortega, que a pura potencia quebró tackles y no paró hasta apoyar debajo de la hache, para dejarle también una conversión accesible a Leandro Giménez, que con su patada dejó a su equipo perdiendo por la mínima. Luego los dirigidos por Eduardo Roqueta, no pudieron vulnerar al contrario aún con la supremacía de jugadores. Por imprecisiones en el traslado, malas decisiones y la gran defensa que metió Comodoro, se le vio negada la posibilidad de marcar. Ya con quince en cancha y el envión que le conllevó bancar esa situación límite, el flamante campeón terminó sellando el partido con otro try de Javier Romero, que embistiendo a los rivales vulneró la defensa.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico