Comodoro y Rada Tilly: 1.980 estudiantes comenzaron ayer la escuela de verano

En 20 escuelas, y con 150 profesores afectados, ayer comenzó la escuela de verano para estudiantes que adeudan entre tres y seis materias. Según se confirmó, son 1.980 los alumnos que durante casi un mes deberán asistir a clases, cumpliendo con el 85 por ciento de asistencia, realizando trabajos prácticos y rindiendo exámenes que les permitan superar el ciclo lectivo 2015.

A primera hora de la mañana, incluso minutos antes de las 7:30, ya en las puertas de las 20 escuelas habilitadas en Comodoro Rivadavia y Rada Tilly se pudo ver a algunos alumnos aguardando la apertura del establecimiento, en lo que fue la primera jornada de la Escuela de Verano 2016.
Según pudo confirmar El Patagónico a través de Supervisión de Escuelas, en ambas ciudades un total de 1.980 estudiantes se inscribieron para participar de este espacio, el cual les permitirá rendir las materias -entre 3 y 6- que adeudan como última instancia para pasar de año. Toda una facilidad que muchos quieren aprovechar.
De este modo, venciendo el sueño y con mucha voluntad, llegaron los chicos a los establecimientos, en algunos casos acompañados por sus padres como una forma de apoyarlos, tal como hizo María, madre de un alumno de 13 años que cursa segundo año, a quien acompañó a la escuela 745, ubicada en Artigas 650.
"Vengo para apoyarlo. Está bueno que le den esta posibilidad. Hoy los chicos tienen muchos recursos para sacar las materias. Él sabe que es su obligación; tiene que hacer algo para levantarlas; está conciente de eso", dijo la madre del joven que en diciembre ya sacó cinco materias y ahora confía en aprobar otras cinco.

UNA NUEVA POSIBILIDAD
En esa escuela fueron un total de 50 chicos los que se inscribieron, y muchos participaron de esta primera jornada, explicó María Laura Romero, coordinadora del espacio en esa institución.
"Estamos muy contentos. Tuvimos mucha recepción por parte de nuestros alumnos. Entendieron que es una posibilidad que a veces se da y a veces no porque el año pasado no hubo”, comentó a El Patagónico.
“Ellos vienen a cursar específicamente la materia que se llevan. Entonces se organizaron horarios para que puedan cursar de 8:30 a 12:30 porque tenemos una gran variedad de materias”, detalló la docente y licenciada en teatro, quien indicó que en su caso muchos estudiantes adeudan Biología, Físico Química, Historia e inglés.
Así, en una de las aulas se pudo encontrar a la profesora Belén Villagrán quien frente a un grupo de jóvenes dictaba Físico Química, Química y Biología. Según explicó la docente, durante su cursada los chicos realizarán trabajos prácticos de los temas que debían recuperar en diciembre y luego rendirán examen.
"Es lo mismo que hacen en el aula. Se trabaja individualmente con cada uno. Nosotros tenemos las planillas de los chicos y sabemos en qué hacer hincapié. Pero están bien; vinieron con muchas ganas; han trabajado bastante bien”, admitió.
El Colegio Perito Moreno fue otros de los establecimientos habilitados en esta instancia. En este caso son tres profesores para 120 alumnos que dividirán sus actividades entre el lunes y viernes de cada semana, confirmó Cecilia Gordillo, su coordinadora.
"Viene tranquila la jornada. Hay muchos chicos que recién se están enterando de que hoy empezaba. Los más grandes son más conscientes de lo que representa", señaló Gordillo, sin dejar de mencionar la alarmante ausencia de muchos padres.
“Los chicos tenían que venir con los padres para poder firmar el acta de compromiso, pero fue muy poco el número de padres que se acercaron. Tienen hasta el miércoles para hacerlo", advirtió la coordinadora de esta escuela donde Lengua y Matemática son las principales materias adeudadas.
A esto también se sumó las dificultades de cupo que hubo en algunos establecimientos, lo que generó malestar en algunos padres que reclamaron lugar en las escuelas donde sus chicos cursaron todo el año, sin entender que para organizar las materias se priorizó la cantidad de alumnos por asignatura y el ciclo básico antes que el superior, con cupos limitados.
Sin embargo, más allá de esto vale destacar que la escuela de verano que culmina el 18 de febrero se presenta como una buena herramienta que brinda una última oportunidad para los estudiantes, quizás con la esperanza de concientizarlos y que a fin de año esta vez sea diferente.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico