Complicaciones al momento de pedir un préstamo

Sergio, propietario de "La Porteña", comercio ubicado en Chile y Código 52, y "La Princesa", situado en Lisandro de la Torre y Díaz Vélez, por estos días está tratando de organizar una especie de "ingeniería económica" para reabrir uno de sus dos locales y que de esta forma sus 10 empleados vuelvan a tener estabilidad laboral.
"Yo estaba haciendo las cuentas para abrir un local y tengo que contar con no menos de 200 mil pesos para cambiar maquinarias, heladeras, mostradoras y mercadería, pero se complica cuando vas a los bancos a pedir préstamos. Las tasas son muy altas y terminás pagando una suma imposible por 100 mil pesos. La verdad no es negocio", explicó a El Patagónico al referirse a los costos que le demandará reabrir un local.
El comerciante aseguró que en este sentido no ve muchas oportunidades para los damnificados, ya que no tienen muchas alternativas para reactivar sus actividades o simplemente volver a sus domicilios.
"La verdad es que no veo movimiento para decir que esto se va a mejorar. Los préstamos que ofrecen no sirven de nada, ni siquiera el Banco Chubut que te pide como requisito tener un garante que tenga cuenta ahí", criticó.
"Uno se pone a pensar cuando pasan los días. Ya de por si es bastante jodido encontrar un garante y encima que tenga que tener cuenta en el Banco Chubut es como medio rebuscado porque uno puede tener amigos o familiares que cuentan con un buen recibo de sueldo, pero tienen cuenta en otros bancos y no te dan el préstamo. La verdad que están poniendo palos en la rueda si quieren que esto se reactive", agregó.
Sergio sostuvo esto genera que las personas se vean desalentadas a volver a emprender en un local comercial. "Yo trato de averiguar todo lo posible para encontrar una solución pero no se puede si hay tantas trabas. Uno no pide cosas de arriba, uno pide una opción para que pueda seguir generando trabajo. Hoy vemos que lo único que queda es aguantar porque no se ven soluciones. Dan ganas de hacer cualquier cosa para que te escuchen, porque nadie sabe lo que significa perder tu trabajo de muchos años", lamentó.
Por esa razón, el damnificado aseguró que es necesario que se tomen medidas con respecto a los préstamos personales ya que muchos damnificados son jubilados.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico