Con dos calificaciones se elevó a juicio la causa contra "Coti" Ojeda

La causa contra Fernando Ojeda fue elevada a juicio oral y público con las calificaciones de tentativa de homicidio y lesiones graves, por lo que será el tribunal quien resuelva cuál de ellas se logra probar durante el debate. Se trata del joven que el 20 de enero apuñaló a Dicker Bacar cuando ambos se encontraron en un domicilio particular del barrio José Fuchs. En su descargo, el agresor dijo que se defendió y ayer le levantaron el arresto domiciliario.

La audiencia preliminar se llevó a cabo ayer en la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia y fue presidida por la juez Gladys Olavarría. El Ministerio Público Fiscal estuvo representado por el funcionario, Cristian Olazábal, mientras que Fernando Ojeda (30) fue asistido por el defensor Sergio Romero.
Hay que tener presente que el hecho por el cual fue investigado Ojeda tuvo lugar en una casa de calle Quiroga 100 del barrio José Fuchs, durante la madrugada del miércoles 20 de enero. Eran cuatro hombres y dos mujeres que compartían bebidas allí y en un momento dado –según la Fiscalía—Fernando "Coti" Ojeda se habría levantado y le habría clavado un cuchillo en el pecho a Dicker Bacar sin que existiera discusión previa.
No conforme con ese puntazo, Ojeda habría querido seguir la agresión y los amigos en común tuvieron que intervenir. Uno de ellos habría tomado una pala para golpearlo en la zona de las costillas y hasta en la cabeza para evitar que matara al herido que quedó tirado en el piso.

LA VENGANZA FUE TERRIBLE

El mismo relato acusador indica que toda la agresión transcurrió en el interior del domicilio, donde los investigadores horas después levantaron rastros de sangre. El herido fue trasladado de urgencia a la guardia del Hospital Regional, mientras el atacante se retiró. Los protagonistas ya habían tenido problemas dos años atrás, cuando Bacar había dormido de una trompada a Ojeda en plena vía pública.
El agresor finalmente se entregó en la Justicia y fue imputado por tentativa de homicidio. En el control de la detención la Fiscalía pidió la prisión preventiva y la juez natural hizo lugar al pedido durante 15 días.
La medida de coerción fue morigerada luego del vencimiento y el imputado continuó todo el proceso con arresto domiciliario, el cual fue levantado ayer durante la audiencia para convertirse en presentaciones cada 15 días ante la Oficina Judicial.
En su acusación, la Fiscalía fijó una pretensión punitiva de 4 años y calificó el hecho como homicidio simple en grado de tentativa, en calidad de autor para Ojeda.
Ayer, la defensa cuestionó la calificación y propuso la de lesiones graves, algo con lo cual no estuvo de acuerdo el acusador público. No obstante, la juez entendió que la causa debe ser elevada a juicio con ambas calificaciones y que será el tribunal el que evalúe cuál de ella es la que se logra probar en el debate.
Dicker Bacar –quien continúa recuperándose del ataque- se vio involucrado en hechos policiales en más de una oportunidad, como cuando hirió a su esposa de un disparo en su vivienda del Isidro Quiroga. El 14 de octubre del año pasado, en tanto, atropelló con su auto a un corredor de motocross –José Manuel Limpiz- en el barrio Roca, a quien le provocó la muerte.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico