Con grabaciones buscan identificar a quien baleó el vehículo del empleado de la SCPL

La investigación por los disparos que el jueves recibió la Renault Duster del jefe del Servicio de Cloacas de la Sociedad Cooperativa Popular Limitada, pasó a manos del personal de la Brigada de la Policía de Comodoro Rivadavia. A través de los registros de cámaras de seguridad se trata de identificar a los ocupantes de la camioneta desde la que se efectuaron los disparos.

El nuevo ataque armado contra un empleado del área de saneamiento de la Sociedad Cooperativa Popular Limitada (SCPL) desató preocupación entre los directivos, a tal punto que el incidente fue tratado ayer en la asamblea del Consejo de Administración que reunió a sus integrantes. Los conflictos son cada vez más violentos y las causas penales se acumulan.
Durante la tarde del jueves al menos dos personas que se movilizaban a bordo de una camioneta se detuvieron frente al domicilio del jefe de servicios cloacales, Horacio García, en la calle Malvinas Sur al 200. Efectuaron dos disparos contra su Renault Duster estacionada.
Uno de los proyectiles dio en el paragolpes delantero del lado izquierdo y el otro se incrustó sobre la puerta trasera del mismo lateral. La policía de la Seccional Tercera, que tomó intervención, secuestró un plomo que quedó como evidencia debajo del rodado.
Los uniformados además lograron entrevistarse con un testigo que observó la camioneta con los atacantes. Además, el personal de la Brigada de Investigaciones que tiene a cargo el caso, ayer se abocó a recolectar imágenes de cámaras de seguridad domiciliarias para sumar información y tratar de identificar a los agresores.
SOSPECHAS
García presume que el ataque sería en respuesta a los pedidos de informes que efectuó contra dos operarios nucleados en el sindicato de Obras Sanitarias que dirige José Santiago. El día anterior al atentado observó que no cumplían con sus tareas y además fue amenazado.
"Me llama el señor (Leonardo) Pedraza que ya es conocido y me dijo que no me meta con este señor (uno de los empleados que informó), que voy a tener consecuencias", relató García a El Patagónico.
El damnificado por el ataque exigió: "hay que tomar una medida porque no se puede atender un servicio, esta gente piensa que va a arreglar todo a los balazos y no funciona así".
García reflexionó: "es una sociedad donde todo el mundo tiene que civilizadamente arreglar sus diferencias y no a los tiros, sino yo me compro un arma y salgo a matar al que me molesta y no es así".
"Las autoridades competentes deberían tomar intervención seriamente si quieren una ciudad ordenada, si quieren un servicio como la gente. Con este tipo de situaciones no se puede luchar", afirmó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico