Con la Casa Rosada vallada, se realizó el cacerolazo contra tarifazo del Gobierno

Mientras el Presidente pide que la gente se abrigue dentro de su casa y deje de "andar en patas", y mientras la Corte Suprema posterga una definición, anoche se concretó la primera protesta contra el tarifazo, también la primera contra la administración de Cambiemos.

Usuarios de las redes sociales y entidades de defensa al consumidor convocaron a una protesta en el Obelisco porteño en repudio al tarifazo aplicado por el gobierno en los servicios de luz, agua y gas.
Con el hashtag #14J y bajo la consigna #ChauAranguren, usuarios de redes sociales y entidades de defensa del consumidor convocaron a un cacerolazo contra el fuerte aumento de tarifas de luz y gas, pese a que el gobierno en las últimas horas le haya puesto un tope de 400% a este último.
Miles de personas que se congregaron en el Obelisco y en otros 20 puntos de la Ciudad de Buenos Aires y se manifestaron ruidosamente contra el incremento de las tarifas públicas, en el marco de una protesta que tiene como consigna "Unidos podemos exigir que corten con los aumentos".
La Plaza de Mayo está inaccesible y solo aquellos que pudieron demostrar con la credencial correspondiente que trabajan en las oficinas del perímetro o la sede presidencial están autorizados a ingresar. Los vallados se ubicaron en Alsina y Balcarce y el otro en Rivadavia y Balcarce.
Estos vallados suelen instalarse preventivamente cuando hay marchas multitudinarias, y más este jueves está previsto que el cacerolazo o el ruidazo en contra de las tarifas finalicen la protesta en la Plaza de Mayo. Durante la tarde estuvo cerrado el paso completamente, luego se abrió. Sin embargo las fuerzas que están en el lugar advirtieron a este medio que se volverá a cerrar a la hora de la marcha.
Clubes de barrio, pequeños comerciantes, centros culturales y usuarios sueltos se nuclearon en "multisectoriales" que, además de hacer ruido, se concentraron en plazas y esquinas de las principales ciudades del país. Los sectores más activos de oposición al ajuste organizaron radios abiertas y encuentros de debate en algunas esquinas de Capital una hora antes del epicentro de la protesta, que fue a las 20, y confluyó en el Obelisco.
"Es una forma de manifestar la disconformidad con la forma en que el gobierno y los dueños de las empresas de energía dictaron los aumentos", aseguró el titular de Consumidores Libres, Héctor Polino, quien esperaba "mayor difusión" de la protesta en los medios hegemónicos, que pusieron en primera plana los cacerolazos contra el anterior gobierno.

CANALIZANDO EL RECHAZO

La convocatoria canalizó el rechazo de los consumidores que "no pueden pagar los aumentos del gas, los aumentos de luz, de transporte, de la canasta básica, del alquiler, cuando lo único que no aumentó fueron los sueldos", dijo Polino.
El miércoles, varias de las organizaciones convocantes presentaron un escrito ante la Corte, dirigida a su presidente, Ricardo Lorenzetti, a quien le reclamaron que convalide los fallos de Cámara de Chubut, Mendoza, San Luis que frenan el tarifazo a nivel local, y el de La Plata, que lo hace a nivel nacional. Entre otros puntos, el escrito le solicita a Lorenzetti que tenga en cuenta la opinión de las asociaciones de consumidores y convoque a una audiencia en la que tengan la oportunidad de expresar sus "puntos de vista y propuestas de solución a la crisis desatada por los aumentos tarifarios que impactan en la vida de millones de personas". La carta la firman, además del propio Polino, la CTA-Autónoma de Pablo Micheli, la diputada nacional María Victoria Donda, Alejandro Bodart del MST y la ONG La Alameda, que armaron su propia "multisectorial" y montaron una conferencia de prensa conjunta frente a Tribunales.
"Lamentablemente el presidente de la Corte se reúne con el Presidente de la Nación, pero no recibe a las asociaciones", dijo Osvaldo Bassano, presidente de la Asociación de defensa de usuarios y consumidores (ADDUC). "Muchas organizaciones se van a reunir en Tribunales a las 16, hasta llegar a las 20 horas con el cacerolazo. Vendrán pymes, empresas recuperadas y vecinos autoconvocados", indicó.
"La gente quiere pagar, pero no puede. No es una rebeldía: es sencillamente un aumento imposible", opinó Polino, quien relató que recibió consultas de usuarios que sufrieron hasta "1.200 por ciento de aumento". "A todos les digo que no paguen, que esperen", agregó.
Algunas organizaciones de izquierda también se sumaron a la convocatoria, como Patria Grande y el Frente Popular Darío Santillán, que llamó a "salir a la calle" para frenar "los desproporcionados e injustos aumentos en los servicios de luz, gas y agua".
Bassano, pidió que "den marcha atrás" y anulen todas las resoluciones para armar el cuadro tarifario "ante una audiencia pública".
En declaraciones al programa "Levantado de 10" que se transmite por Radio 10, Bassano dijo que el gobierno "está dando manotazos de ahogado" y "poniendo en riesgo a la gente".
En ese sentido, sostuvo que "hay una gravedad" respecto de los recursos energéticos pero no de la "magnitud que dice el gobierno".
"Estos señores se están moviendo como gerentes de empresas y no como funcionarios", se quejó Bassano al tiempo que agregó que no hay peor cosa que una dirigencia que en vez de solucionar los problemas "crea otros".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico