Con la contención de su familia se recupera el oficial Silva

La tarde del 25 de enero marcó la historia del agente Alberto Rubén Silva (29), cuando se disponía con su compañero a poner en condiciones una vieja fosa ubicada en el predio de la Seccional de Km 8. En ese momento, se produjo una explosión que le generó graves quemaduras. Hoy con el apoyo de su pareja y su pequeño bebé se recupera y espera volver a la fuerza.

El suboficial Silva sufrió graves quemaduras cuando de manera repentina como consecuencia de la mala combinación entre una colilla de cigarrillo y combustible se produjo una explosión en la vieja fosa ubicada en el predio de la comisaria de Km 8.

Hoy, a más de dos meses del accidente, el policía que se recupera de las secuelas que le dejó aquella tarde, accedió a hablar con El Patagónico y contar sus días que transcurren entre recuerdos, trámites administrativos y chequeos médicos.

"Hasta el momento sigo con tratamientos, psicológico y ambulatorios, chequeos, estudios audiométricos", expresa Silva que a raíz de las múltiples heridas que le dejó la explosión transita sus jornadas en el centro médico Pueyrredón de Comodoro Rivadavia.

Entre las lesiones Rubén comenta sufrió quemaduras de grado A y B en uno de los brazos, la mano, el rostro, cuero cabelludo y las vías respiratorias.

El paso del tiempo no permite el olvido de lo que le ocurrió aquel 25 de enero y las consecuencias. Consultado sobre la posibilidad de regresar a su trabajo como agente de policía, Rubén explica que "son varias cuestiones por las que estoy atravesando y si vuelvo o no. Mi preocupación - continúa- la dejé en manos del jefe de policía actual y que se determine mi ascenso que está postergado y retrasado por una situación del año 2012".

El policía que se desempeñaba en la dependencia de km8 desea que se le reconozca ese ascenso a cabo y cabo primero "para poder volver". Durante toda su recuperación y hasta este momento ha sido acompañado por su familia, su señora y Thiago, su pequeño bebe de nueve meses.

"Estoy con una psicóloga quien lleva toda mi situación que hago día a día, por intermedio de ella dejé avisado al servicio social de Comodoro que la ART me de alta médica para presentarme en el trabajo y ver las tareas puedo realizar", relata. El último jueves se sometió a controles de audiometría donde le diagnosticaron hipoacusia en el oído derecho "producto del accidente mismo, ya sentía zumbidos en oído".

Los recuerdos están fragmentados en la memoria del policía que a raíz de la explosión sobrelleva un estrés postraumático. "Lo único que recuerdo son partes del accidente, la explosión, recuerdo al auxilio de un compañero, cuando siento que me trasladan al hospital", y en ese momento "no veía bien y quedé con la vista afectada con principio de astigmatismo".

Durante los días previos al accidente Silva comentó que había personal de la empresa Petroquímica que trabajaba con la limpieza del lugar del viejo. "Al revisar el galpón vimos que estaba limpio en su mayoría y ante la necesidad de colocar las cosas que estaban ahí mismo, previa autorización pasó esto".

Las perecías, según relató, determinaron que en ese lugar "si uno ocasionaba una peña combustión ya de por si la explosión se iba a producir".

El pasado 11 de marzo Silva fue dado de alta por los profesionales del Centro Médico Integral Fitz Roy en Buenos Aires, sin embargo y pese a las secuelas que le dejaron aquella tarde en el alta médica se argumenta que el oficial puede desde este momento empezar con su tarea laboral.

En este sentido, sostuvo que hasta este momento acarrea un serio cuadro de estrés. "El reclamo está hecho, y tengo que ver porque determinaron los mismos médicos en Buenos Aires que ya estaba en condiciones de trabajar desde el 10 de marzo".

A través de este mismo medio Alberto Rubén Silva agradeció las muestras de cariño y el acompañamiento que tuvo durante su internación y posterior evolución. "Mis compañeros de trabajo, de otras comisarías también quienes se pusieron en contacto para que se me haga más fácil, me visitaron en mi casa, me ayudaron económicamente y anímicamente hasta la fecha".

El incondicional apoyo de su pareja y bebé, Tiagho quienes estuvieron desde el primer momento "Me sirvió mucho desde ese momento que me desperté, porque estuve casi un mes dormido, hicieron que la evolución fuera más rápida".

Sobre el final y consultado por sus deseos de continuar en las filas policiales, Silva reconoció que "tengo pensado volver y continuar por un tiempo, si se puede realizando tareas administrativas, que se vea mi situación y lo hare siempre y cuando estén dadas las condiciones. Por mi volvería a trabajar en la calle".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico