Con la declaración de nueve testigos se reanuda el juicio por el triple homicidio

En la continuidad del juicio que se inició la semana pasada en Sarmiento y que tiene como único imputado a Claudio Lamonega, está previsto que hasta el jueves declaren 25 testigos, quienes aportarán sus testimonios sobre la investigación de la causa.

En la continuidad del juicio que se inició la semana pasada en Sarmiento y que tiene como único imputado a Claudio Lamonega, está previsto que hasta el jueves declaren 25 testigos, quienes aportarán sus testimonios sobre la investigación de la causa.
Se cumplió ayer un año de los homicidios de Marisa Santos (48) y de sus hijos Victoria Ramis (17) y Lucas Ramis (15). Por esa razón, en el primer día hábil de la semana no se realizó audiencia en el juicio oral y público que se desarrolla contra Claudio Norberto Lamonega (50), ex pareja de Santos y único imputado en la causa.
Está previsto que a las 8:30 se inicie lo que será la quinta audiencia del juicio, donde se presentarán nueve testigos, principalmente policías que participaron de la investigación del caso que encabezó la jefa de Fiscales, Andrea Vázquez. De esa forma, se podrán escuchar declaraciones sobre las pruebas balísticas y el relevamiento de rastros de los vehículos, entre otras pruebas.
Así comenzará la segunda semana de un extenso debate que se extenderá por lo menos hasta el 4 de diciembre, cuando posiblemente se realicen los alegatos, según indicaron voceros de la Oficina Judicial de Sarmiento. Hasta el jueves se presentarán otros 25 testigos y luego habrá receso hasta el lunes por el feriado del viernes.

CONTRADICCIONES E INCERTIDUMBRE
Por el momento, los indicios y las declaraciones complican a Lamonega, principalmente porque lo dicho por los testigos contradicen lo que dijo el imputado en la mañana del 6 de enero, cuando declaró ante el juez Alejandro Rosales por consejo del abogado defensor que lo representaba en ese momento, Guillermo Iglesias.
Es que mientras el imputado indicó que el domingo 23 de noviembre del año pasado luego de dormir en la casa de Santos, fue a comprar el diario y al volver estaba la puerta cerrada y la ducha abierta; los testigos señalaron que ese fin de semana él aseguró en diversas comunicaciones telefónicas que tras comprar el diario había desayunado con la mujer y controlado el aceite de la Renault Kangoo de la víctima, para que ella juntos a sus hijos viajaran a Comodoro Rivadavia.
Lo cierto que solo resta esperar como avanza el debate. Mientras con fortaleza y entereza los familiares de las víctimas buscan atravesar estos dolorosos días en que se cumple un año del triple asesinato.
La investigación determinó que Santos y sus hijos fueron asesinados el domingo 23 de noviembre, aunque los cuerpos fueron encontrados un día después. Eran cerca de las 15 del lunes 24, cuando Lamonega, quien por la mañana había sido visto en el centro de la localidad, llegó hasta la casa de su pareja, ubicada en Sarmiento 445, entre Alberdi y Uruguay.
Allí golpeó la puerta y miró a través de la ventana. Fue en ese lugar, según se vislumbró en el debate, desde donde llamó a una prima Marisa que vive en Comodoro Rivadavia, a quien le dijo que no lo atendían y que parecía que los cuerpos estaban adentro.
Lamonega, por consejo de la mujer, se acercó a la comisaría del pueblo donde dos agentes lo acompañaron hasta la vivienda para derribar la puerta e ingresar. Un electricista que trabajaba al lado de la vivienda, quien declaró en el debate, fue quien le prestó una barreta, con la cual vencieron la cerradura para encontrarse con esa macabra escena: los tres cuerpos estaban tendidos en sus camas, con dos tiros en la cabeza cada uno.
Lamonega luego entró en una crisis nerviosa y fue trasladado al hospital, donde lo asistieron. Después quedó detenido de manera preventiva, fue liberado, y tras una investigación de cuatro días fue nuevamente apresado, imputado de ser el autor del triple homicidio.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico