Con "Londres bajo fuego" se retoma la historia de "Ataque a la Casa Blanca"

Gerard Butler, Aaron Eckhart, Morgan Freeman, Alon Aboutboul, Angela Bassett y Robert Forster son algunos de los protagonistas de "Londres bajo fuego", filme que se estrenará mañana en el Cine Coliseo. Se trata de la continuación de "Ataque a la Casa Blanca", uno de los mayores éxitos de 2013.

En esta ocasión el director Babak Najafi vuelve a reunir al reparto principal y miembros clave del equipo creativo para una nueva aventura que traslada la acción de Estados Unidos al extranjero, donde el heroico agente del Servicio Secreto Mike Banning ya no cuenta con la ventaja de conocer el terreno.
Pasaron un par de años de la última aventura. El presidente de los Estados Unidos, Benjamin Asher, se encuentra en su segundo mandato y Mike sigue siendo el agente encargado de protegerlo.
Todo marcha bien hasta que el primer ministro británico fallece en misteriosas circunstancias y su funeral en Londres es un acto al que acuden todos los líderes relevantes de Occidente. Pero lo que comienza siendo el evento con más seguridad en el mundo se convierte en un complot mortal para acabar con los líderes más poderosos del mundo, devastando la capital británica y desencadenando el terror. Sólo tres personas podrán detener este desastre: el presidente de los Estados Unidos, su jefe del servicio secreto y una agente del MI-6 que no confía en nadie.

UN MISMO HILO, UNA DIFERENTE HISTORIA
El productor Les Weldon comentó previo al estreno que la lealtad entre los dos personajes principales es un componente esencial de la película que ha quedado asentado gracias a "la química entre Aaron y Gerry".
"En el primer filme los espectadores no tuvieron más que una pequeña muestra. Ya pasaron por mucho, pero ahora están viviendo una situación extrema juntos y tenemos ocasión de ver más interacciones entre ellos: momentos de debilidad y fragilidad, y cómo tienen que apoyarse mutuamente para salir adelante y sobrevivir", describió.
Según explicó, para poder realizar esta secuela tuvieron que distanciarse un poco del primer filme, ya que el objetivo no era caer en la misma historia. "La idea era ampliar el campo de juego, dado que la primera película se centraba en la Casa Blanca y alrededores. Queríamos aumentar la escala de la segunda película para ofrecer una experiencia más grandiosa para los espectadores", explicó.
"Todos opinábamos que los personajes principales tenían que avanzar; en muchas secuelas, una vez establecidos los personajes en la primera entrega, continúan en la segunda sin que cambie nada.
Hemos aprovechado la oportunidad para ampliar sus historias: los Banning están empezando una familia, Trumbull es ahora vicepresidente, y Asher tiene un vínculo con Banning surgido de todo lo que pasaron en la primera parte", adelantó el productor.
El filme es apto para mayores de 16 años, tiene una duración de 1 hora 39 minutos, y se proyectará en formato 2D por lo menos durante una semana.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico