Con más de 80 años, sueñan con ser los campeones del Mundial de Tango

Nina Chudoba y Oscar Brusco se conocieron en una milonga hace 14 años y la próxima semana competirán en la final del Mundial de Tango. "Somos campeones del tango y de la vida", dijo a Télam el bailarín.

Los bailarines Nina Chudoba, de 82 años, y Oscar Brusco, de 89, finalistas del Campeonato Mundial de Tango que se definirá el próximo 22 y 23 de agosto en el estadio Luna Park, se conocieron hace 14 años en el Salón Sur de Pompeya, comparten la vida y el baile, y ahora se preparan para embarcase en lo que ellos definen como "el último viaje".
"Somos campeones del tango y de la vida", dijo a Télam el bailarín, quien vive junto a su compañera la felicidad de haber llegado a esta instancia.
Oscar agradece además el empuje que reciben de los jóvenes, a quienes buscan transmitirle su experiencia y el sentimiento de que "al tango hay que llevarlo en el corazón".
Nina y Oscar bailaron toda la vida, entre los dos suman cinco hijos, 13 nietos y una bisnieta. Ella es oriunda de la localidad bonaerense de Valentín Alsina, Lanús, mientras que él se crio en el barrio porteño de Parque Patricios.
Se conocieron en una milonga cuando ya eran viudos, hace 14 años. Para Oscar fue amor a primera vista: "Ella estaba bailando con una pareja, la vi pasar y me enamoré, gracias a Dios que me la puso en el camino", recordó el hombre que el 4 de enero cumplirá 90 años.

BAILAN HASTA CINCO
VECES POR SEMANA
Si bien Nina y Oscar ganaron tres campeonatos y el año pasado llegaron a la final del Mundial en la categoría Pista -a la que no pudieron presentarse porque 24 horas antes fueron víctimas de un robo-, la pareja sueña con despedirse de las competencias de la mejor manera: ganando el certamen.
"Nosotros bailamos D'Arienzo; es el rey del compás, es lo más ligero. Es una cosa que nos apasiona, lo único que hoy no se puede hacer son algunas figuras", contó Nina, quien con su compañero realiza exhibiciones. Una de las últimas fue en la embajada rumana.
En mayo pasado, la pareja compitió en la Usina del Arte, y ganó la decimoquinta edición metropolitana del Campeonato de Baile de Tango -en la categoría Senior- y clasificó al Mundial que se realiza en el Festival Mundial de Tango 2017, que se extenderá hasta el 23 de agosto. El certamen anual comenzó ayer en el auditorio del mismo complejo cultural del barrio de La Boca, donde bailarán más de 500 parejas de todo el mundo.
Según contaron, Nina y Oscar no necesitaron cambiar su rutina para prepararse para la gran final, ya que muchas veces llegan a bailar hasta cinco veces por semana. Sin embargo Oscar destacó la importancia de ser constante para hacerle frente al paso del tiempo. "Hago mucho ejercicio, bicicleta, trato de mantenerme, ya la cabeza y las piernas no te dan", indicó.

UNA PASION DE
TODA LA VIDA
Para Nina y Oscar el tango es una pasión a la que cada uno le dedicó desde la adolescencia gran parte de su tiempo libre. Ambos vivieron la época en la que en las milongas se bailaba con grandes orquestas en vivo. Cada uno por su lado hacía presentaciones y participaba en competencias.
"En los barrios se respiraba tango, todo era tango, estaba la radio El Mundo, tenías una programa de televisión como 'Grandes valores del tango'. Todo era diferente. Ahora hay milonga todos días, antes ibas los sábados y domingos; terminábamos de trabajar el sábado y las chicas nos formábamos en las casas que tenían buenos patios, donde bailábamos antes de ir a bailar", sostuvo.
"Yo empecé a bailar a los 14 años. En ese tiempo recién a los 22 años podías ir a un baile sin tu mamá. Con las chicos nos arreglábamos y después nos tomábamos el colectivo para ir al baile. Ahora todo es diferente, los que bailan son de academia, nosotros no practicamos, el paso sale de la cabeza del hombre. Yo lamento que no hay ningún programa de televisión en el que se pueda ver a todos los cantores y bailarines jóvenes", sentenció.
Oscar también recuerda con picardía sus años mozos, cuando "tenía buena cara, bailaba y me hacía el exquisito", cuando "en los clubes bailábamos con todos las orquestas, media de típica y media de jazz, era muy hermoso", contó.
Desde esos tiempos, la vida de ambos siguió, todavía sin cruzarse. Nina se casó y trabajó como modista de alta costura. Y cuando su marido murió se alejó de las pistas. Tenía 50 años. Luego se enfermó y el tango la ayudó a salir adelante. "Después de un cáncer no me dejaron coser más y tenía que tener otra entrada para mí, no me gusta pedir nada a nadie, yo quería a ganarme la vida y el tango me sacó. Empecé a organizar tres tanguerías al mismo tiempo y a Oscar lo conocí en una milonga, promocionando las clases de mis salones", contó.
Después de haberse encontrado, se enteraron de lo cerca que habían estado tantas veces. En la misma vereda de Remedios de Escalada él tuvo una carnicería y ella una escuela donde enseñaba corte y confección, otro ingrediente que suma esta "historia de película" -como describió Oscar-, que llegará a la pantalla grande en un documental dirigido por una japonesa.
Los bailarines conviven desde hace cinco años en una casa de Lanús, fueron ovacionados en escenarios como el Luna Park y La Milonguita, y distinguidos por la Cámara de Diputados de la Nación, que resaltó su aporte a la cultura popular.
"Gracias a dios la vida me puso a Nina en el camino. Los jóvenes nos quieren mucho, tratamos de darles consejos, y uno de los más importante es que hay que tener conducta para saber llevar la noche y otro es que hay que quererse a uno como uno quiere al tango", apuntó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico