Con Prat-Gay y Abad, se debatió el proyecto oficialista de Ganancias

"A todos nos gustaría bajar impuestos, pero sepamos que la consecuencia es bajar recursos para las políticas sociales. Del otro lado de la pérdida de recursos que se dejarían de cobrar, está el esfuerzo del Estado para llegar a los que más lo necesitan", señaló el ministro de Finanzas.

La Comisión de Presupuesto y Hacienda que preside Luciano Laspina en Diputados debatió ayer el proyecto oficial de Impuesto a las Ganancias, con la presencia del ministro de Hacienda y Finanzas de la Nación Alfonso Prat-Gay y el titular de la AFIP Alberto Abad, quienes brindaron los números con los que prevé el Gobierno rebatir las iniciativas de la oposición que buscan modificar sustancialmente la iniciativa del Gobierno.
"A todos nos gustaría bajar impuestos, pero sepamos que la consecuencia es bajar recursos para las políticas sociales. Del otro lado de la pérdida de recursos que se dejarían de cobrar, está el esfuerzo del Estado para llegar a los que más lo necesitan", señaló Prat-Gay.
Prat Gay aseguró que la iniciativa oficialista para modificar Ganancias es "el mayor esfuerzo" que puede hacer el Gobierno, mientras argumentó que sólo alcanza al "grupo que más ingresos tiene".
"Es el mayor esfuerzo que podemos hacer", enfatizó el funcionario, quien estimó: "al final del mandato, en 2019, el 93% de los alcanzados por el Impuesto a las Ganancias pagará menos de un 10%".
Según el ministro, el tributo "alcanza a alrededor del 8% de empleados en relación de dependencia, que es el grupo que más ingresos tiene".
"Ganancias es uno de los pilares del sistema tributario, aunque está plagado de distorsiones", agregó.
En tanto, Abad advirtió que el proyecto para modificar el impuesto a las Ganancias del Frente Renovador implicaría un costo fiscal de 62 mil millones.
En este marco, Laspina aseguró que el oficialismo está "abierto al diálogo" en torno a la reforma del impuesto, y se mostró confiado en lograr "un punto de acuerdo" entre los diferentes proyectos, tanto del oficialismo como de la oposición, "para fijar prioridades razonables".
Este fin de semana, diputados de diferentes bancadas mantuvieron las primeras conversaciones informales de cara a la reunión de comisión de ayer, que marcó el inicio del tratamiento del proyecto de modificación del Impuesto a las Ganancias, con el objetivo de emitir dictamen el próximo jueves.
Por su parte, la CGT intenta meter presión para que el Gobierno contemple sus reclamos en torno a Ganancias. En este marco el integrante del triunvirato Juan Carlos Acuña, dijo que "a las apuradas el mejor proyecto es el de (titular del Frente Renovador, Sergio) Massa" pero pidió "que los que fueron candidatos cumplan sus promesas de campaña porque no puede ser que los laburantes sigan aportando, no sabemos para qué, porque cada día estamos peor".
"A las apuradas, creo que el mejor proyecto es el de Massa, pero acá los que fueron candidatos tienen que cumplir con los compromisos de campaña. Ya está visto que sacarle la plata a la clase media, que es el motor de la economía, no sirve", sostuvo el dirigente sindical en Futurock.
El costo fiscal de la propuesta oficial sería de $40.000 millones; unos $10.000 millones menos que los $50.000 millones que costaron las modificaciones de este año. El proyecto del massimo costaría unos $100.000 millones, de los cuales $50.000 millones serían fondos que dejarían de recibir las provincias.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico